Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coscubiela (SíQueEsPot) espera que la reunión Santamaría-Junqueras no quede "en una foto"

Tacha de fracaso el año Puigdemont porque Catalunya "no es más justa" ni más soberana
El portavoz de SíQueEspot en el Parlament, Joan Coscubiela, ha valorado positivamente la reunión de esta tarde entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, y ha dicho esperar que "no sea sólo una foto" sino el inicio de conversaciones que permitan tomar muchas decisiones.
En rueda de prensa, después de que el líder de ERC adelantara que pretende exponer a Santamaría la voluntad del Govern de hacer un referéndum, ha exigido que se aborden otros asuntos que "quizá no son temas de país, pero son los que preocupan a la gente".
Entre ellos ha exigido que Junqueras ponga sobre la mesa las necesidades de inversión de Adif en Rodalies y, en concreto, el soterramiento de la vía a su paso por Montcada (Barcelona) --después de que un hombre muriera el lunes arrollado por un tren a su paso por el municipio--.
AÑO PUIGDEMONT
El portavoz de SíQueEsPot ha hecho también valoración del primer año de gobierno del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y ha sentenciado que ha sido "un año perdido de un Govern que ha fracasado en sus objetivos".
"Un año perdido en el objetivo de hacer frente a la situación de emergencia social y también en la perspectiva de los derechos nacionales", ha afirmado, y ha añadido que para lo que ha servido es para la supervivencia política del propio presidente.
A juicio de Coscubiela, tras 15 meses de legislatura y un año de gobierno, Catalunya "no es un país más justo y no ha avanzado en su soberanía política".
Para el portavoz esto se debe a la construcción de una legislatura sobre la "debilidad política", que a su juicio se da tras haber convocado unas elecciones que se quisieron plebiscitarias de la independencia para leerlas como un referéndum.
"Y no ha sido ni una cosa ni la otra. Ni las elecciones pueden sustituir al referéndum ni el referéndum puede sustituir a las elecciones", ha explicado.
Ha agregado que esa inestabilidad política también nace de la multitud de hojas de ruta que se han presentado y de una lectura "tramposa" de las elecciones catalanas al entender que la ciudadanía había otorgado al Govern una mayoría para hacer una declaración unilateral de independencia (Dui).
Para Coscubiela, éste debería ser el año del referéndum o en el que se pongan las bases para hacerlo, "no para anunciarlo ni amenazarlo", sino para llevarlo a cabo y que tenga efectos concretos en el estatus político de Catalunya.