Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corominas y Barrufet piden que testifiquen en su causa Turull y los expresidentes del Parlament

Insisten en su inviolabilidad parlamentaria ante el TSJC
El vicepresidente de la Mesa del Parlament, Lluís Corominas, y la secretaria cuarta, Ramona Barrufet, han propuesto al nuevo conseller de Presidencia, Jordi Turull, y a los expresidentes del Parlament Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert como testigos en la causa contra ellos por permitir votaciones relacionadas con el proceso independentista.
Consideran que las declaraciones de estos cuatro testigos son "pertinentes, útiles y necesarias para las finalidades de esta instrucción", según argumentan en el escrito presentado por sus defensas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), recogido por Europa Press.
Destacan que Turull "ha sido el impulsor" de las propuestas investigadas como presidente del grupo de JxSí, por lo que puede esclarecer diversos extremos sobre su contenido y su finalidad, arguyen.
Sobre los tres expresidentes parlamentarios, señalan que pueden "acreditar los antecedentes, hábitos y prácticas que, de manera constante, ha seguido la Mesa" del Parlament en los últimos 20 años en relación a la admisión, control y tramitación de propuestas.
También alegan que Rigol, Benach y De Gispert pueden esclarecer la naturaleza y los usos de los Debates de Política General (DPG) como el último en el que se aprobaron las iniciativas investigadas.
Aprovechan para insistir en su inviolabilidad parlamentaria al considerar que es incorrecto posponer la decisión definitiva sobre esta cuestión al momento de finalizar la instrucción: "Constituye un límite absoluto al ejercicio de la potestad jurisdiccional de los tribunales".
"Consideramos que la simple incoación del presente procedimiento y la instrucción subsiguiente constituyen una vulneración de las atribuciones legales del TSJC", añaden, y defienden que todas las actuaciones realizadas hasta el momento son inválidas.