Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Constitucional admite a trámite el recurso del Gobierno contra la ley vasca de víctimas de abusos policiales

El Pleno del Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Gobierno contra la Ley vasca de Reconocimiento y Reparación de Víctimas de Vulneraciones de Derechos Humanos en el contexto de la violencia de motivación política en el País Vasco entre 1978 y 1999, de modo que la aplicación de la norma queda en suspenso temporalmente.
La ley se aprobó en el Parlamento vasco en julio del año pasado con el apoyo del PNV y el PSE-EE, el voto en contra del PP y de UPyD, y la abstención de EH Bildu. Los Gobiernos central y vasco iniciaron conversaciones para tratar de evitar la formalización de recurso ante el Constitucional, pero no hubo ningún resultado, de modo que el Consejo de Ministros acordó recurrirla ante el Alto Tribunal el pasado mes de mayo.
En su recurso, el Ejecutivo de Mariano Rajoy considera inconstitucionales varios de los artículos de la norma, ya que ésta prevé la creación de una comisión de valoración a la que atribuye funciones de investigación sobre posibles hechos delictivos cometidos en el pasado que, según la Constitución, "estarían reservados exclusivamente a jueces y tribunales de justicia".
El Pleno del Constitucional ha acordado también la suspensión de la vigencia y aplicación de los preceptos impugnados durante cinco meses, tal y como establece la Carta Magna. Tras este plazo de tiempo, el Alto Tribunal deberá ratificar la suspensión o levantarla.
Una vez acordada la admisión a trámite, el Constitucional ha decidido dar traslado de la demanda al Congreso y al Senado, así como al Parlamento y Gobierno vascos, que dispondrán de 15 días para personarse en el proceso y formular las alegaciones que consideren convenientes.