Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña pone en marcha los mecanismos para alcanzar un Estado propio

El Consell Nacional per a la Transició Nacional ha celebrado este jueves su reunión constitutiva, y se ha acordado que antes de verano haga un informe donde detalle cómo debe ser la hoja de ruta hacia la consulta soberanista que el Govern quiere celebrar en 2014. Entre los informes que elaborará en breve, destacan cuestiones relativas a la doble nacionalidad catalana y española, la lengua o el reparto de la deuda pública y el Fogasa entre los dos estados resultantes.

El conseller de la Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, ha explicado en la rueda de prensa posterior a la primera reunión del Consell que el órgano abordará todo tipo de cuestiones: defensa; energía; cómo sería una doble nacionalidad catalana y española, o cómo debería repartirse la deuda pública o el Fogasa entre un eventual estado catalán y el resto de España.
Este organismo asesor incluye a académicos, expertos y empresarios y su creación era uno de los principales ejes del pacto que a principios de la legislatura firmaron CiU y ERC, y que permitió a Artur Mas ser investido en diciembre presidente de la Generalitat con el apoyo de los republicanos.
Homs ha detallado que el Consell tiene el encargo de hacer varios informes sobre varios ámbitos en concreto, entre ellos la creación de "estructuras de Estado": instituciones propias que necesitaría Cataluña, como un banco central, agencias y entes reguladores, poder judicial, administración electoral y organización del servicio exterior.
El Consell de Transició también deberá detallar cómo debe ser la hoja de ruta hacia la consulta --algo que debe definir antes de verano--, cómo deben ser las relaciones con la UE si hay un eventual estado catalán y las relaciones con el Estado español y organismos internacionales.
En tercer lugar, otra tarea del Consell será estudiar qué recursos deberá disponer la administración catalana: fondos, reparto de contratos, activos y pasivos que se comparten con el estado como el Fogasa o la deuda pública.
Por último, el Consell también deberá definir qué papel tendrían en Cataluña labores como defensa, Seguridad Social, la lengua catalana y la doble nacionalidad.
"CiU se presentó en un proceso electoral donde planteó la consulta y disponer de un estado propio. Este fue el compromiso del presidente en su investidura" y a lo largo de la campaña, ha señalado Homs, explicando que la creación del Consell corresponde a esta voluntad política.
Independencia del órgano
El Govern ha señalado que el Consell de Transició es un órgano totalmente "profesional" e independiente, que tiene un fuerte componente académico y que no pretende contribuir al debate sobre el futuro de Cataluña desde una perspectiva emocional, sino aportar datos objetivos y documentación.
Homs ha señalado que "está la estantería vacía" en lo relativo a informes precisos sobre la necesidad de un estado propio catalán, aunque ha señalado que este trabajo estará a disposición tanto de quienes defienden la independencia como la de quienes se oponen a ella.
En la primera reunión del consejo, también se ha decidido que la vicepresidenta del Consejo sea la catedrática Núria Bosch, experta en Hacienda Pública, también se ha incorporado a este órgano el presidente del Institut Català Internacional per la Pau, Rafael Grasa, y aún falta un puesto vacante para cubrir.