Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno recorta sus previsiones de paro para 2015 y 2016, hasta el 22% y el 19,7%

Luis de GuindosTelecinco.es

El Gobierno ha revisado a la baja sus previsiones de paro para 2015 y 2016 a la vez que ha mejorado el crecimiento económico esperado para ambos ejercicios, según el cuadro macroeconómico aprobado por el Consejo de Ministros de este viernes y que servirá de base para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo ejercicio.

En concreto, el Ejecutivo ha rebajado una décima la tasa de paro prevista para 2015, desde el 22,1% al 22% en media anual, y ha recortado también una décima, desde el 19,8% al 19,7%, la tasa de desempleo promedio proyectada para 2016.
Al mismo tiempo, el Gobierno espera que se creen un total de 602.000 empleos este año, un 3,4% más, cifra que supera ligeramente la estimada en el último programa de estabilidad (601.000 empleos), con lo que el total de ocupados se situará en 18.171.400 personas.
El paro, por su parte, bajará en 591.000 personas este año, frente al descenso de 589.000 desempleados proyectado el pasado mes de abril, lo que situará el total de parados en 4.866.600 personas. A cierre de este año, el Gobierno espera que la tasa de paro se sitúe en el 21,1%, cifra 2,6 puntos inferior a la de finales de 2014, dato que no ha cambiado respecto al programa de estabilidad de hace dos meses.
La progresión del empleo y la bajada del paro será posible por la mejora que experimentará el PIB, cuyas previsiones han sido revisadas al alza, tal y como avanzó el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Así, el Ejecutivo espera que la economía española crezca un 3,3% este año y un 3% el próximo, frente al 2,9% que estimaba para ambos ejercicios en el programa de estabilidad de abril.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Economía, Luis de Guindos, ha explicado que el mayor crecimiento del PIB esperado para este año (cuatro décimas más) no se ha trasladado del todo a las previsiones de empleo y paro porque éstas se calculan en términos de Contabilidad Nacional y también porque el Gobierno quiere ser "especialmente prudente".
En todo caso, ha asegurado que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre, que se publicarán el próximo 23 de julio, van a ser "especialmente buenos".
MEJORA LA DEMANDA INTERNA Y EL SECTOR EXTERIOR
La tasa de crecimiento del PIB del 3,3% prevista para este año es la más elevada desde el año 2007. Tanto la evolución del PIB como la del empleo recuperan, con estas previsiones, los ritmos de crecimiento previos a la recesión, según ha destacado el Gobierno.
Según el nuevo cuadro macroeconómico, a finales de 2015 habrá 420.700 parados menos que cuando el PP llegó al Gobierno y 18.400 ocupados más, cálculos muy parecidos a los recogidos en el programa de estabilidad de abril.
Guindos ha destacado que la mejora de las previsiones para 2015 se debe fundamentalmente a los datos del PIB del primer semestre, en el que la economía creció a un ritmo próximo al 1% en tasas intertrimestrales, por lo que aseguró que la estimación del 3,3% para este año es "prudente, cauta y bastante conservadora".
En cuanto a las nuevas hipótesis que se han tenido en cuenta para modificar estas previsiones, el ministro ha explicado que se mantienen todas ellas más o menos sin cambios, salvo los tipos de interés a largo plazo, que se han elevado desde las estimaciones de abril, hasta una rentabilidad del bono a diez años de entre el 2,1% y el 2,3%.
Según De Guindos, en 2015 se producirá una mejora "marginal" de la demanda interna respecto a la previsión anterior (crecerá un 3,3%, una décima más), con una mejora algo más sustancial en la aportación del sector exterior, que pasa de restar dos décimas al PIB a no restar nada.
Esto se debe a que el Gobierno espera que las exportaciones crezcan este año un 5,5%, una décima más de lo previsto hace dos meses, mientras que las importaciones avanzarán a un ritmo del 6%, siete décimas por debajo de lo calculado en el programa de estabilidad de abril.