Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tributo a las víctimas del terrorismo con las asociaciones divididas

Ángeles Pedraza, presidenta de la AVTcuatro.com

El Congreso rendirá tributo este jueves a las víctimas del terrorismo en una sesión solemne en la que el presidente de la Cámara, Jesús Posada, leerá un discurso institucional y se guardará un minuto de silencio. A la cita acudirá este año la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), aunque otros colectivos mantendrán el boicot de anteriores ediciones.

La Cámara Baja celebrará este homenaje por cuarto año consecutivo coincidiendo con el día de recuerdo de las víctimas del terrorismo, establecido el 27 de junio a través de una declaración institucional suscrita por todos los grupos parlamentarios.
Esta fecha fue elegida porque coincide con el día en el que ETA, en 1960, asesinó a la bebé Begoña Urroz, considerada la primera víctima de la banda terrorista.
La sesión comenzará a las 13.00 horas en el Pleno de la Cámara con un discurso de Posada seguido de un minuto de silencio. Al homenaje han sido invitadas las principales autoridades del Estado y representantes de las víctimas del terrorismo, que seguirán la sesión desde la tribuna de invitados.
AMAIUR TAMPOCO IRÁ ESTA VEZ
También están convocados todos los grupos parlamentarios, aunque los diputados de Amaiur, la coalición que integra a la izquierda abertzale heredera de Batasuna, ya han anunciado que no estarán presentes alegando que tiene otro homenaje en Gernika a "las víctimas de todas las manifestaciones de violencia".
El formato del acto, ideado por José Bono, es una sesión plenaria especial que, conforme al Reglamento, no permite que en el hemiciclo hablen personas que no son parlamentarios, y eso viene suscitando protestas de las asociaciones de víctimas desde su primera edición porque su deseo es tomar la palabra y no ser meros espectadores.
Por ese motivo, este año también son varias las asociaciones que se niegan a asistir al acto para sólo "hacerse una foto" con los políticos, aunque el principal colectivo de víctimas, la AVT, ha cambiado de posición y finalmente sí participará en el homenaje tras la promesa de Posada de cambiar el formato el próximo año.
El presidente de la Cámara y la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, mantuvieron una conversación telefónica el pasado martes en la que Posada se comprometió a estudiar para el próximo año fórmulas alternativas que permitan a algún representante de las víctimas tomar la palabra, como celebrar el acto fuera del Hemiciclo.
También acudirán a homenaje la Fundación de Víctimas, que preside María del Mar Blanco (hermana del concejal del PP secuestrado y asesinado en Ermua), la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo y Dignidad y Justicia.
ASOCIACIONES QUE MANTIENEN EL BOICOT
En el 'plante' se mantienen la Fundación Gregorio Ordóñez, la asociación catalana de víctimas de organizaciones terroristas, la Asociación de Víctimas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en "franca discrepancia" con la política antiterrorista del Gobierno o Covite, cuya presidenta, Consueño Ordóñez, había remitido una carta a los miembros de la Mesa del Congreso para poder intervenir en el acto.
La hermana del concejal del PP Gregorio Ordóñez asesinado por ETA en 1995 considera que, en el actual contexto, es "clave" que la clase política escuche a las víctimas del terrorismo y conozca de primera mano los problemas que se están encontrando en el País Vasco, según recoge la misiva, a la que tuvo acceso Europa Press.
Tampoco acudirán Voces contra el Terrorismo, que ha aludido a la responsabilidad de los políticos para que ETA esté en las instituciones y ve la política antiterrorista del actual Gobierno como "una continuación" de la llevada a cabo por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.
Aunque en este caso su decisión está relacionada con el curso de la investigación de los atentados perpetrados en Madrid en 2004 porque considera que su reivindicación de conocer "la verdad" de lo ocurrido no está siendo escuchada por los políticos.