Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso rechaza todas las enmiendas a la totalidad a la Ley Wert

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado con el voto del PP, UPN y Foro de Asturias, las once enmiendas de totalidad presentadas por los grupos de la oposición de la Cámara Baja, en las que pedían la devolución inmediata al Gobierno del proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que lidera José Ignacio Wert.

Este debate, que se ha celebrado en el Senado puesto que el Hemiciclo del Congreso se encuentra en obras, ha durado cerca de cinco horas y, para la votación de la misma, los diputados se han visto obligados a alzar la mano, puesto que el número de escaños en el Senado (266) es inferior al del Congreso (350).
"Hay sitio para todos. Esto es como en los funerales", ha señalado el presidente del Congreso al inicio de la votación. El ministro de Educación, que no tiene obligación de votar al no ser diputado, sí ha estado presente en la votación. Tras la misma, que se ha saldado con 179 votos en contra y otros 149 a favor de las enmiendas de totalidad, ha recibido un prolongado aplauso de la bancada 'popular'.
Accidntado inicio del debate
Así, el inicio del debate ha estado marcado por la exhibición de pancartas que pedían la dimisión del Gobierno y la reclamación de varios grupos parlamentarios de una comparecencia del presidente, Mariano Rajoy, sobre el 'caso Bárcenas', por parte de los parlamentarios de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), que lucían las camisetas de la 'marea verde'.

Wert, por su parte, ha defendido que la LOMCE es "una reforma parcial" de la actual Ley Orgánica de Educación (LOE) que "toca únicamente" los artículos "que han acreditado en su aplicación que no resuelven las principales debilidades" del sistema, un total de 57, la oposición le ha avisado de que esta ley "nace muerta" y tiene los días contados hasta el próximo cambio de Gobierno, donde se derogará.
"¿Debo entender, señorías, que el ejercicio de ignorancia palmaria sobre el contenido de la ley que han exhibido la mayor parte de los oradores obedece a pereza mental y falta de deseo?" ha planteado el ministro, dejando la pregunta en el aire ante la intervención de Celia Villalobos, que ha interrumpido para acallar el revuelo del hemiciclo pidiendo a los diputados que "demuestren el nivel de educación que tienen" y que "escuchen incluso lo que no comparten, que no es malo".
El ministro ha sugerido además, si "la condición estrictamente de devolución de las enmiendas que han planteado los grupos implica que consideran que el estado de la educación en España es suficientemente bueno como para no aceptar un cambio en las reglas del juego" o es que acaso "son incapaces de plantear una alternativa a este estado de las cosas".
No obstante, en su segundo turno de réplica y ante las quejas del portavoz socialista, Mario Bedera; y del PNV, Isabel Sánchez Robles, el ministro ha matizado que "la referencia a la ignorancia palmaria no era en general sino relativa al contenido de la ley" y ha señalado que, si alguien se había sentido ofendido, retiraba "inmediatamente" su afirmación.
"Nada me habría gustado más que iniciar esta intervención agradeciendo a los que grupos que han manifestado juicios adversos el carácter constructivo de sus propuestas y las alternativas que dan a la grave cuestión que nos trae hoy aquí. Desgraciadamente, tengo que decir que con las excepciones de algunos señores diputados, a lo que hemos asistido esta tarde ha sido a un ejercicio estrictamente destructivo pero escasísimamente anclado en la realidad", ha señalado.
Rechazo de la oposición
Desde la oposición, Mario Bedera, del PSOE, ha subrayado en su intervención que "nunca antes" una reforma educativa había logrado un "rechazo semejante", ni tampoco un ministro ni un gobierno habían estado "tan solos" en su mayoría absoluta como con esta normativa.
Por su parte, Martí Barberà, de CiU ha reiterado que la LOMCE va en contra de la voluntad mayoritaria del pueblo catalán y supone un "ataque directo" al Estatuto catalán y al sistema educativo catalán. Según ha detallado la reforma educativa que plantea Wert es "segregadora, recentralizadora", que laminan las competencias de Cataluña, entre otros puntos.
La portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en la materia, Caridad García Álvarez, que llevaba la camiseta de la marea verde, ha pedido la devolución al Gobierno de la LOMCE porque dice que es una propuesta "mercantilista", "antidemocrática", "una contrarreforma" que restaura itinerarios segregadores, instaura una educación con obstáculos y con reválidas excluyentes, que segrega por sexos y que se vende al sistema productivo, aparte de "adoctrinar" y "recentralizar".
Mientras, Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, opina que la reforma educativa presentada por Wert es una ley "inestable" por sus propias características y está "condenada" a promover la siguiente normativa educativa, con el siguiente cambio de Gobierno.
En opinión de Isabel Sánchez Robles, del PNV, la LOMCE es un proyecto de ley "funesto, sordo, segregador, uniformador, excluyente", una ley que promueve el aprendizaje enciclopédico y a dos velocidades, que nace condenado por la falta de consenso, que es "irrespetuoso" con el ordenamiento jurídico y con el sentir y la voluntad de la sociedad española.
"No va a salirse con la suya y no podrá con la lengua catalana. No pudo Franco y no podrá usted en pleno siglo XXI. Ni Aznar, ni usted fracturarán a la sociedad catalana con educación en la lengua española para dinamitar un sistema que garantiza a todos los catalanes, que dominan las dos lenguas que nos son propias. A usted le puede el nacionalismo", ha señalado el diputado de ERC, Joan Tardà en defensa de su enmienda de totalidad, al mismo tiempo que ha avanzado que la Generalitat catalana, ni la sociedad catalana, acometerán esta ley.
Desde Compromís-Equo, Joan Baldoví, ha calificado a la LOMCE como una ley "huérfana de consensos", que ha nacido sin ilusión y, por tanto cree que nace muerta. "¿Se acabará el fracaso escolar con la Religión y vaciando de competencias a los consejos escolares, amontonando alumnos en las clases, suprimiendo becas?", se ha preguntado, al mismo tiempo que Uxue Barkos, de Geroa Bai, ha subrayado que ha pedido la devolución al Gobierno de esta normativa porque, entre otros puntos, no reconoce los diferentes sistemas educativos que hay en el Estado.
A juicio de Pedro Quevedo, de Coalición Canaria, este proyecto se ha construido "desde la soledad social" y en él se fomenta la desigualdad y la exclusión, aparte de "devaluar" la Formación Profesional que implica la segregación temprana del sistema educativo, a la vez que la nacionalista gallega, Rosana Pérez, ha rechazado la LOMCE al dudar de que la asignatura de Religión, por ejemplo, vuelva a mejorar la calidad educativa, sumados a los "brutales" recortes, o la política de becas.
En el proceso de presentación de enmiendas de totalidad ha destacado el consenso alcanzado por todos los grupos con representación parlamentaria catalana, salvo el PP, es decir, PSC, CiU, ERC e ICV, que pactaron un par de párrafos, que todos ellos han incluido en sus respectivas enmiendas de totalidad, al "negar la diversidad lingüística de las comunidades autónomas con lengua propia".