Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso examina el martes al exdirector de la Policía por el papel de los comisarios en informes sobre políticos

Tras esa comparecencia de Cosidó, los grupos decidirán si llaman a más testigos a la comisión sobre Fernández Díaz
Los grupos aprovecharán el próximo martes la comparecencia en el Congreso del exdirector de la Policía Nacional Ignacio Cosidó para interrogarle por el papel que jugaron sus comisarios en las mniobras de las que hablaron el exministro Jorge Fernández Díaz y el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso en aquella grabación ilegal que desató la polémica sobre el supuesto uso partidista del Ministerio del Interior.
Cosidó acudirá el martes a la comisión que investiga las supuestas prácticas de la "policía política", como así la denomina la oposición, una sesión que, según él mismo aseguró esta semana en los pasillos del Congreso afronta "con normalidad" y con ánimo de "ayudar" al citado órgano en su trabajo.
El exdirector de la Policía y ahora senador del PP será el tercer compareciente que desfila por la citada comisión desde sus constitución formal el pasado mes de marzo, y después de más de mes y medio de que ésta estuviera bloqueada ante las discrepancias de los grupos por a qué otros citar.
Los primeros en hacerlo fueron Fernández Díaz y De Alfonso el pasado 5 de abril. Ambos son protagonistas de conversaciones grabadas en el despacho del ministro y cuyas difusiones abrieron la polémica al desvelarse supuestas maniobras policiales, mediáticas y judiciales contra formaciones de la oposición.
LA CÚPULA POLICIAL ORGANIZÓ LA REUNIÓN QUE ACABÓ GRABADA
Aquel 5 de abril, tanto el exministro como el exdirector de la Oficina Antifraude catalana negaron haber pedido las reuniones que ambos mantuvieron en octubre de 2014 y apuntaron directamente a miembros de la cúpula policial como los promotores de los encuentros cuyas conversaciones fueron grabadas.
En concreto, según explicó De Alfonso, la cita con el ministro se la propuso el inspector de policía José Angel Fuentes Gago --jefe de Gabinete del entonces director general operativo, Eugenio Pino--, que fue quien le acompañó en Interior hasta que llegó otra persona que le llevó a la sala donde habló con Fernández Díaz.
Por su parte, el exministro dijo entonces no dudar de la palabra de De Alfonso, desmarcándose de la organización de la reunión, pero también se afanó en dejar claro que él no pidió ese encuentro con él, sino que quien le ofreció la entrevista fue el entonces 'número dos' de la Policía, el citado Eugenio Pino, que le comentó que sería conveniente y oportuno recibir a De Alfonso.
Así las cosas, la oposición tratará de utilizar estas comparecencias de Fernández Díaz y de Alfonso en su interrogatorio a Cosidó, en tanto que fue el máximo responsable de la Policía Nacional en los últimos cinco años y por tanto "conocedor" de todos los movimientos de sus subordinados, según apuntó esta semana el portavoz socialista de Interior, Antonio Trevín.
¿OTROS COMPARECIENTES?
Tras la comparecencia de Cosidó, los grupos se reunirán para tratar de cerrar otros comparecientes después de que el Pleno del Congreso prorrogara esta semana hasta el próximo 31 de julio los trabajos de la comisión de investigación, que formalmente concluía el 9 de junio.
Unidos Podemos y los independentistas de ERC y el PDeCAT temen que no haya acuerdo sobre otros nombres tras las explicaciones de Cosidó. Como mucho se baraja la posibilidad de llamar al exsecretario de Estado de Seguridad y ahora diputado del PP Francisco Martínez, uno de los nombres que podría suscitar el consenso de la oposición.
Y es que ni el PP ni el PSOE están por la labor de citar a los excomisarios policiales puesto que consideran que su presencia en el Congreso puede ser utilizada por los de Pablo Iglesias y los independentistas catalanes para convertir la comisión en un "circo".