Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso elimina las dietas de diputados por viajes en el extranjero y tendrán que justificar gastos

La Mesa que preside Ana Pastor ya impuso en septiembre la obligación de autorizar previa de estos viajes para controlarlos
La Mesa del Congreso de los Diputados ha acordado eliminar las dietas que venían cobrando los diputados por viajes oficiales en el extranjero y las ha sustituido por un sistema de abono de gastos debidamente justificados, según confirmaron fuentes parlamentarias.
Hasta ahora, los diputados recibían una dieta de 150 euros por cada día que estuvieran en el extranjero por un viaje oficial, que por supuesto siempre debe ser "expresamente autorizado" previamente por la Mesa.
La Cámara ha decidido cambiar el sistema y ha eliminado esa dieta diaria de 150 euros; en su lugar, los diputados deberán pasar factura de los gastos que hagan en su viaje y, una vez justificados, el Congreso se hará cargo de ellos.
Los gastos de desplazamiento y alojamiento siguen su propio camino ya que, al gestionarse previamente en la Cámara, ya se facturaban directamente al Congreso.
SE APLICA DESDE ESTA SEMANA
El cambio de sistema, acordado en la última reunión de la Mesa de la Cámara, comenzará a aplicarse con los viajes oficiales programados esta semana, en la que una delegación de dos parlamentarios (un diputado y un senador) asiste en La Maleta (Malta) a la Conferencia de Comisiones Especializadas en Asuntos de la Union Europea (COSAC) y otra de once miembros (siete diputados y cuatro senadores) participa en Estrasburgo (Francia) en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.
Los viajes internacionales llevan meses bajo la lupa de la Mesa del Congreso que preside Ana Pastor, que en septiembre, aún sin Gobierno, decidió revisar el protocolo de autorización tras comprobar que alrededor del 90% de los desplazamientos que realizaban sus señorías no contaban con autorización previa del órgano de gobierno de la institución.
Hasta entonces, cada vez que había una reunión de asamblea parlamentaria internacional se comunicaba a los miembros de la delegación española, se apuntaban los parlamentarios que querían ir y sólo pasaba por la Mesa del Congreso a posteriori.
La Mesa impuso la autorización previa de los viajes internacionales para decidir los desplazamientos que juzga imprescindibles, a cuáles da prioridad y el número de miembros de cada delegación. La eliminación de la dieta diaria ha sido el siguiente paso.
DENTRO DE ESPAÑA NO HAY DIETAS
En cuanto a los viajes dentro del territorio español, la Cámara sigue sufragando los desplazamientos de los diputados entre Madrid y su circunscripción y aquellos que su grupo parlamentario les haya autorizado. No se abonan dietas al entender que no son viajes oficiales.
Dentro del objetivo de fomentar la transparencia de la institución, a finales de 2014 se acordó publicar trimestralmente los gastos de la Cámara por este concepto, aunque sólo se da una cifra global sin detallar diputados ni grupos.