Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso aparca su informe sobre actividades extra de los diputados hasta después de los congresos de PP y Podemos

El PSOE ya avisó de que exigirá una aplicación radical de las incompatibilidades y amenaza con votar caso por caso en el Pleno
La Comisión del Estatuto del Diputado del Congreso aparcará su primer informe de la legislatura sobre las actividades extraparlamentarias de sus señorías hasta después de los congresos que el PP, Podemos y Ciudadanos tienen previsto celebrar las dos primeras semanas del próximo mes de febrero.
Por tanto, el citado órgano, que preside el 'popular' Leopoldo Barreda, no decidirá hasta mediados del próximo mes si eleva ya al Pleno de la Cámara Baja el dictamen que la comisión tiene redactado desde antes del receso navideño para autorizar o no las compatibilidades solicitadas por los diputados.
El pasado diciembre, todo hacía pensar que la Comisión del Estatuto del Diputado iba a avalar las actividades privadas de sus señorías siguiendo los criterios de pasadas legislaturas. Sin embargo, el PSOE rechazó dar su visto bueno y avisó ya de que forzaría una votación personalizada en el Pleno de la Cámara para obligar al Congreso a pronunciarse caso por caso.
Para argumentar su posición, el portavoz de los socialistas en esa comisión, Luis Carlos Sahuquillo, recordó que la Ley Electoral exige "dedicación absoluta" de los diputados, no pudiendo desempeñar ninguna actividad pública o privada ni percibir retribución alguna con cargo a los presupuestos públicos, aunque permite excepciones si son autorizadas por la Cámara.
LIMITAR AL MÍNIMO LAS EXCEPCIONES
En consecuencia, el diputado socialista reclamó una interpretación "radical" de ese principio, limitando, por tanto, al mínimo las actividades extraparlamentarias que pueden autorizarse excepcionalmente.
Esta petición provocó que el informe no saliera adelante y que los grupos acordaran darse un tiempo para tratar de buscar una salida para los casos más controvertidos. Ahora está por ver si en la próxima reunión de la Comisión del Estatuto del Diputado hay una solución consensuada en torno al planteamiento del PSOE.
En declaraciones a Europa Press, el presidente de la comisión, Lepoldo Barreda, ha cuestionado que el PSOE en poco más de medio año haya pasado de dar el visto bueno al informe de actividades extraparlamentarias de la breve legislatura pasada a exigir ahora una interpretación radical de la ley electoral cuando la mayoría de los parlamentarios que están sentados en sus escaños ahora son los mismos que los que salieron de las elecciones del pasado 20 de diciembre.
De hecho, en el informe de actividades que el Pleno aprobó entonces, se ponía de manifiesto que casi un tercio de los diputados compaginaba el escaño con otra profesión, con cargo de concejal o alcalde o con una sociedad en plena actividad.
SEIS MESES DESPUÉS, SIN ACTIVIDADES AUTORIZADAS
Sea como fuere, lo que sí quiere el presidente de la citada comisión es no dilatar en el tiempo la aprobación de las actividades privadas de los diputados, teniendo en cuenta que ya ha pasado más de medio año de la constitución del Congreso.
Al inicio de cada legislatura, todos los diputados tienen que rellenar un formulario en el que deben especificar todos los cargos públicos que ostentan, sus actividades privadas por cuenta propia o ajena, los ingresos que puedan percibir con cargo al sector público o cualquier otra tarea retribuida que realicen.
Aunque, según la ley electoral, los diputados y senadores ejercerán sus cargos en régimen de dedicación exclusiva, es frecuente que se permita a los parlamentarios ejercer la abogacía, impartir clases o cursos, ocupar cargos municipales y participar en sociedades.
El PSOE de Pedro de Sánchez prometió que sus diputados tendría dedicación exclusiva y sólo podrían compatibilizar el escaño con la docencia y con la participación en tertulias entiendo éstas como una parte más de su labor parlamentaria. Pero, eso sí, en ambos casos sin cobrar.