Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Congreso y Senado gastaron un millón euros en viajes internacionales en 2016

Viajaron a destinos como Zambia, Nueva York, Tokio, Montevideo y Valparaíso e hicieron 13 desplazamientos con las Cortes disueltas
Las Cortes Generales gastaron algo más de un millón de euros en en los 77 viajes internacionales que realizaron diputados y senadores durante 2016, año en el que se sucedieron dos legislaturas, la fallida, que transcurrió entre enero y mayo, y la vigente, que arrancó en julio y en la que se acumulan ya 37 salidas al extranjero.
Según este balance económico, recogido por Europa Press, la actividad internacional del Congreso y de las delegaciones españolas en las distintas asambleas parlamentarias de las que forman parte diputados y senadores durante estos doce meses ha costado un total de
1.052.952,21 euros.
Los mayores desembolsos se hicieron para sufragar viajes de la delegación española de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que es la más numerosa (a veces viajan una docena de parlamentarios y un letrado), para asistir en Estrabsurgo (Francia) a distintas reuniones del plenario de este órgano.
LA DELEGACIÓN DEL CONSEJO DE EUROPA
En concreto, se abonaron 108.162,40 euros en abril, 100.627,63 euros en octubre y 95.925,99 euros en enero, mientras que para ir a la reunión de junio se invirtieron 79.380,26 euros (el quinto viaje más costoso del año). En los cuatro casos los parlamentarios y letrados estuvieron fuera de España cuatro días.
El cuarto viaje más caro (89.919,16 euros) fue el que realizaron a Estambul entre el 18 y el 21 de noviembre los miembros de la delegación española que asistieron a la sesión anual de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN.
En sexto lugar de este ranking, con 58.331,95 euros, se sitúa un viaje a Lusaka (Zambia) para acudir durante cinco días de marzo a la 134 Asamblea Parlamentaria de la Unión Interparlamentaria (UIP). España estuvo representada por dos senadores cuatro diputados los secretarios generales de ambas Cámaras y una letrada.
Un total de 49.493,14 euros costó la visita a Nueva York de una delegación oficial del Congreso que participó durante cinco días en la 60 Reunión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y que estuvo compuesta por seis diputadas y una letrada.
La visita de siete diputados y una letrada a Tokio (Japón) para acudir dos días a la Reunión de la Red Parlamentaria Global de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ascendió a 44.302,33 euros.
También destacan los 29.576,18 euros abonados por la asistencia de dos miembros de la Mesa y dos letrados a un curso de técnica legislativa y administración parlamentaria en Montevideo (Uruguay) que duró tres días, o los 27.107,32 euros que costó enviar a principios de julio a la delegación española de la OSCE a Tiflis (Georgia) a su 25 Sesión Anual.
Con el Congreso disuelto tuvieron lugar otros diez desplazamientos fuera de España, como la asistencia en Amán (Jordania) al Foro Global de Mujeres Parlamentarias de los días 4 y 5 de mayo (10.533,10 euros), la sesión de primavera (finales de mayo) de Asamblea Parlamentaria de la OTAN (21.500 euros), o la Conferencia Mundial sobre Parlamento electrónico que tuvo lugar en Valparaíso (Chile) a finales de junio y que costó 16.505,10 euros.
SE ACABAN DE ELIMINAR LAS DIETAS POR DÍA DE VIAJE
Precisamente la semana pasada, la Mesa del Congreso acordó eliminar las dietas que venían cobrando los diputados por viajes oficiales en el extranjero y sustituirlas por un sistema de abono de gastos debidamente justificados, según confirmaron fuentes parlamentarias.
Hasta ahora, los diputados recibían una dieta de 150 euros por cada día que estuvieran en el extranjero por un viaje oficial, que por supuesto siempre debe ser "expresamente autorizado" previamente por la Mesa.
La Cámara ha decidido cambiar el sistema y ha eliminado esa dieta diaria de 150 euros; en su lugar, los diputados deberán pasar factura de los gastos que hagan en su viaje y, una vez justificados, el Congreso se hará cargo de ellos.
Los gastos de desplazamiento y alojamiento siguen su propio camino ya que, al gestionarse previamente en la Cámara, ya se facturaban directamente al Congreso.