Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conferencia- AMP- Andalucía pide conocer "la realidad" de los tramos regionales de impuestos y ligarla a la financiación

"Excusatio non petita, accusatio manifesta", ha dicho la presidenta andaluza en respuesta a la declaración de Cristina Cifuentes de que piensa subir los impuestos
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha reclamado este martes que se pueda conocer la media de los tramos autonómicos de los impuestos de Patrimonio y Sucesiones y Donaciones para, en consecuencia, ver las diferencias entre cada comunidad y poder ligar ese análisis a la reforma del modelo de financiación de modo que se tenga en cuenta qué regiones recaudan más y cuáles menos y si hay territorios "muy bien financiados" y, por eso, pueden bajar impuestos.
Así lo ha dicho la dirigente andaluza en la rueda de prensa posterior a la Conferencia de Presidentes que este martes se ha celebrado en el Senado y desde donde Díaz ha defendido la necesidad de una armonización fiscal que permita que se fijen topes máximos y mínimos en los impuestos cedidos a las autonomías, como ocurre ahora mismo con el tramo cedido de IRPF.
En definitiva se trata de comprobar si aquellas comunidades en las que la horquilla es inferior o incluso se producen exenciones en dichos impuestos se debe a que se encuentran "hiperfinanciadas".
La dirigente socialista ha expuesto, en ese sentido que, en comunidades como Andalucía, las transferencias de financiación no garantizan la suficiencia financiera, por lo que la comunidad tiene que aportar en torno a 2.000 millones cada año para sufragar los servicios públicos y se ha visto obligada a "acudir a nuestra competencia tributaria, a los tramos autonómicos de determinados impuestos" para compensar esa merma de ingresos, ha señalado.
En la misma línea, ha defendido que es necesario vincular ese debate al del modelo de financiación autonómica porque "no podemos hablar de modelo de financiación sin hablar de los ingresos" y en la actualidad, además, se da la circunstancia de que "ciudadanos y empresarios se quejan de diferencias de impuestos en los territorios y del fenómeno del dumping fiscal".
"NO VOY A SEÑALAR A NADIE"
Díaz ha querido desligar esta reclamación de una pugna territorial con otras comunidades como Madrid. "No voy a señalar a nadie pero no permitiremos enfrentar unos territorios con otros y que unos ciudadanos acusen a otros de pagar sus servicios públicos", ha dicho la presidenta en una declaración que recordaba a las palabras de la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, que hace semanas afirmó que los madrileños pagaban para que "Andalucía tenga Sanidad y Educación".
"Lo único que estoy pidiendo es conocer la realidad, porque es la mejor manera de llegar a un acuerdo", ha insistido la dirigente andaluza que, no obstante, sí ha admitido "discrepancias" con Cifuentes en este asunto de la armonización fiscal y a la que ha respondido con un proverbio latino después de que la madrileña afirmara esta tarde que no tenía "intención ninguna de que los madrileños paguen más" impuestos.
"Excusatio non petita, accusatio manifesta", ha dicho la presidenta andaluza como reacción a la afirmación de Cifuentes. "Nadie le ha dicho que tiene que bajar impuestos, yo misma he bajado los tramos autonómicos del IRPF y de Sucesiones", ha incidido la dirigente regional, para la que "quien se pone en posiciones tan a la defensiva quizás está reconociendo que los más ricos de este país se han ahorrado 600 millones".
COMPROMISO PARA 2017
Durante su comparecencia ante los periodistas Díaz ha valorado los avances alcanzados en el cónclave de este martes, como el compromiso de tener elaborado un nuevo modelo en este 2017 y que la reforma del sistema salga de esta cita "con un plazo tasado" para su debate y posible aprobación, que se produciría a lo largo de este mismo año.
Según la presidenta, el nuevo modelo "tiene que contemplar el coste promedio de los servicios públicos, garantizando así la igualdad de los ciudadanos en este país", ya que, de esta forma, recibirían la sanidad, la educación o la dependencia "con los mismos estándares y en igualdad de condiciones".
La presidenta también ha valorado como un "buen síntoma de normalidad institucional" la propia reunión de la Conferencia de Presidentes, un órgano se va a "consolidar" al haber acordado su celebración anual y una comisión de seguimiento.
Sin embargo, no cree que el clima de acuerdo de este cónclave se vaya a trasladar al Congreso en la negociación y aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y ha aseverado que no es "optimista" en ese sentido ni ve que, por parte del Grupo Socialista pueda haber "acuerdo" toda vez que se prevé que se presentará una enmienda a la totalidad a las cuentas públicas en la que subyace una "discrepancia profunda".
EMPLEO
En materia de empleo, ha trasladado que la Conferencia ha realizado también un "diagnóstico profundo" sobre las políticas activas de empleo y Andalucía ha abogado por introducir reformas en el fondo de garantía juvenil, que "en estos momentos no está dando respuesta a las altas de desempleo" en este sector de la población.
Asimismo, Díaz ha reclamado también una redistribución "justa" de la riqueza, porque, tal y como ha advertido, el PIB de España se encuentra hoy en niveles similares a los previos a la crisis, pero la masa salarial es de 15.000 millones menos y la participación de los salarios en el PIB es tres puntos inferior a la de hace una década.
"Los trabajadores tienen que recuperar lo que han perdido en estos años de crisis", ha indicado la presidenta, que ha advertido que "crear riqueza y distribuirla mal provoca más desigualdad y pone en riesgo el sistema de pensiones".
AUSENCIA DE CATALUÑA Y PAÍS VASCO
En su intervención ante los medios de comunicación, Díaz también ha sido preguntada por las ausencias de Cataluña y País Vasco y ha aseverado que "hubiese sido bueno" que participasen en el encuentro y que su ausencia es "una oportunidad perdida".
"Este tipo de encuentros sirven para el debate y el diálogo y no siempre lo compartimos todo y habría discrepancias pero estar en el foro de diálogo y de debate es bueno para todos", ha defendido.