Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un mosso por abofetear dos veces a un manifestante el 1 de Mayo de 2012

La Audiencia de Barcelona ha condenado a seis meses de cárcel y a dos años de inhabilitación a un agente antidisturbios de los Mossos d'Esquadra por abofetear, por dos veces, a un participante en la manifestación del 1 de Mayo de 2012, pese a que la víctima "no mostró conducta violenta" en ningún momento.
Según la sentencia de la Sección Novena de la Audiencia, recogida por Europa Press, el policía Antonio G., de 37 años entonces, formaba parte del dispositivo de la Brigada Móvil (antidisturbios) que controlaba el orden público en las inmediaciones de la plaza Goya de Barcelona.
La función de los agentes desplegados por la manifestación del Día del Trabajador era controlar a las personas que accedían a la plaza y, en este contexto, los policías pidieron identificarse a tres manifestantes que iban con la víctima.
El hombre exigió agente Antonio G. explicaciones por la identificación de sus acompañantes, y fue entonces cuando el policía lo cogió "con violencia" y le dio una bofetada en la cara, que provocó que a la víctima le cayeran las gafas al suelo.
Luego, "de manera altamente humillante y llevándolo a empujones hasta la parte posterior de uno de los furgones policiales", de forma sorpresiva e imprevista volvió a darle otra fuerte bofetada, estando presentes otros cuatro policías, según la sentencia.
Concretamente, la Audiencia ha condenado al policía Antonio G. por un delito contra la integridad moral menos grave y por una falta de maltratos con el atenuante de reparación del daño al haber entregado 2.090 euros para atender a sus responsabilidades por estos hechos; le han absuelto de la detención ilegal que le atribuía la acusación particular.