Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un menor que robó en una peluquería a hacerse peluquero

El Juzgado de Menores 1 de Granada ha impuesto a un menor que robó en una peluquería una pena de prestación de servicios en beneficio de la comunidad consistente en aprobar el módulo de peluquería que estaba estudiando.

Según consta en la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press referente a este caso adelantado este lunes por el diario 'Ideal', el fiscal solicitó que se impusiera al menor un total de nueve meses de tarea socio-educativa "a desarrollar prioritariamente en la formación y ayuda a la obtención de un título en peluquería".
En los hechos probados se indica que "sobre las 2,15 horas del día 5 de mayo de 2016, el menor, solo o en compañía de otros individuos y con la finalidad de apoderarse de cuanto de valor encontrara" se dirigió a una peluquería de Granada donde, "tras forzar la persiana exterior y romper el cristal de la puerta accedió a su interior", se apoderó de "600 euros en efectivo que la propietaria guardaba en una lata".
También se llevó "un secador de pelo profesional tasado pericialmente en 160 euros, rompiendo la caja registradora, que tiró en la calle"; los daños fueron satisfechos por la compañía aseguradora a la propietaria del negocio.
El menor fue detenido por agentes policiales en las inmediaciones "tirando al suelo un destornillador con la punta doblada con el que se ayudó para abrir la puerta de la peluquería".
El titular del Juzgado de Menores 1 de Granada, Emilio Calatayud, conocido por su sentencias ejemplares, indica en la sentencia que el menor "pertenece a una familia numerosa de origen marroquí que lleva en España desde hace 19 años".
La unidad familiar, formada por los padres y cuatro de sus hijos, subsiste "con la pensión de 700 euros del padre" presentando la madre problemas de movilidad por los que usa silla de ruedas.
El joven presenta una trayectoria escolar irregular y "se pasa el día en la calle sin realizar ninguna actividad" y relacionándose con mayores de edad.
Por lo anterior, Calatayud le impone los nueve meses de prestación instándole a finalizar el curso de peluquería que estaba haciendo y a que "realice el examen correspondiente consistente en un corte de pelo ante el profesor" para lo que el juez "se ha ofrecido voluntario".
Asimismo, resuelve indemnizar a la Junta de Andalucía en la cuantía de 57,41 euros por la pericial satisfecha, como costas procesales, a pagar únicamente por el menor.