Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados dos británicos que intentaron pagar su estancia en un hotel de lujo de Barcelona con tarjetas falsas

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años y tres meses de prisión a dos británicos que trataron de pagar en 2008 la factura de sus estancia en un hotel de lujo de Barcelona que ascendía a más de 8.000 euros con cuatro tarjetas de créditos falsas.
La sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, con fecha del pasado 23 de junio, condena a los acusados Paul Michael y Marvin Montana a los años de prisión que solicitaba la Fiscalía para cada uno de ellos por los delitos de falsificación de tarjetas de créditos y estafa. Los ciudadanos británicos alcanzaron un acuerdo de conformidad con el Ministerio Público y podrán evitar entrar en prisión, ya que la pena interesada por el segundo delito se puede sustituir con una multa de 1.080 euros.
Precisamente, por el delito de falsificación de tarjetas de créditos se les condena a cada uno dos años de prisión, y por el de estafa se les impone los tres meses restantes sustituibles por dicha cantidad fijada. Además, Michael es penado también por un delito leve de estafa por el que tendrá que abonar otra multa de 180 euros.
UNA FACTURA DE CASI 8.500 EUROS
Los hechos probados de la sentencia explica que Paul Michael y Marvin Montana fueron detenidos junto a otros ciudadanos británicos -que no se sometieron al juicio en la Audiencia Nacional al estar cumpliendo condena en Reino Unido-- en diciembre de 2008 por los Mossos d'Esquadra, después de que los trabajadores del hotel Arts de Barcelona les comunicase que estas cuatro personas trataban de pagar una factura de 8.443,28 euros con tarjetas presuntamente falsas.
Una vez en el hotel, los mossos comprobaron que las cuatro tarjetas de crédito que intentaron utilizar para pagar su estancia no eran auténticas, pues la numeración de las mismas correspondía a titulares diferentes de las personas que intentaban realizar el pago. Asimismo, constataron otras compras que habían comprado otros artículos utilizando las mismas.
Es más, la sentencia refleja que los clientes que posteriormente estuvieron alojados en la misma habitación que los acusados encontraron toallas y otras tarjetas de crédito con nombres falsos. Los dos condenados abonaron una cuarta parte de la deuda asumida con el hotel, aunque aún queda pendiente de pago 4.558,31 euros correspondiente a los otros dos acusado, destaca la resolución de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal.