Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado por pornografía infantil un fugitivo detenido en Málaga y extraditado al Reino Unido

Matthew Sammon, un fugitivo británico que fue detenido en Málaga inmediatamente después de aparecer en los carteles de la última 'Operación Captura' y que fue extraditado al Reino Unido, ha sido condenado a dos años y seis meses de prisión, según han informado desde la Embajada británica en Madrid.
Así, según han precisado estas fuentes, a través de un comunicado, este pasado miércoles fue condenado por el Tribunal de Southwark, "tras declararse culpable de hacer y poseer fotografías indecentes a niños".
"El arresto, extradición y condena de Matthew Sammon no habría sido posible sin la valiosa pista proporcionada por una persona en la Costa del Sol, ni sin la excelente cooperación entre las fuerzas de seguridad españolas y británicas", ha dicho el embajador británico, Simon Manley.
Sammon fue detenido en Fuengirola (Málaga) el pasado 20 de octubre, el mismo día en que su rostro apareció en la lista de fugitivos de 'Operación Captura', una exitosa campaña dirigida por la organización británica Crimestoppers y la agencia policial británica National Crime Agency, que cuenta con la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españoles, han indicado.
El londinense de 45 años fue arrestado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en una zona de acampada de dicha localidad malagueña, donde vivía en una caravana, a raíz de la información recibida en una llamada anónima. Su detención fue la número 77 de un total de 96 fugitivos cuyos perfiles se han dado a conocer al público en los diez años de la Operación Captura.
"La condena muestra el valor de esta campaña", ha agregado el embajador, apuntando que "las autoridades británicas y españolas van a seguir trabajando muy de cerca para luchar contra el crimen".