Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a tres meses por intentar vender una botella de un gas refrigerante prohibido en la UE

La Audiencia provincial de Alicante ha condenado a un hombre a tres meses de prisión como responsable de un delito de comercialización ilegal de sustancia destructora del ozono. Al hombre, además, se le impone una multa de 1.080 euros y una inhabilitación especial de tres años para ejercer la profesión de frigorista, tras intentar vender una botella de gas refrigerante prohibida en la Unión Europea (UE).
En la sentencia, que ha dado a conocer este miércoles el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), se explica que el ministerio fiscal rebajó a tres meses su calificación inicial, en la que pedía seis meses de prisión, porque el hombre llevaba "varios años" apartado de la profesión "sin preocuparse" de la prohibición de tráfico y utilización de ese gas. Ante ello, en el juicio, el hombre confesó el delito y aceptó la condena.
Los hechos se produjeron en mayo de 2014 cuando el hombre puso a la venta en una conocida página web de compraventa de objetos de segunda mano una botella de gas refrigerante de 12 kilos que guardaba desde 2006, y que almacenaba por haber sido empleado del sector.
La botella todavía contenía unos diez kilos de gas virgen HCFC (R22) o clorodifluorometano. Un producto "altamente perjudicial" para la capa de ozono cuyo comercio en estado puro o virgen está prohibido en la UE y permitiéndose solo hasta el 31 de diciembre de 2014 los procedentes de reciclado recuperados de equipos y sujetos al control administrativo.
La Policía le requisó la botella el 21 de mayo de 2014 en las inmediaciones de un centro comercial de Alicante donde acudió para venderla.