Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a diez años de cárcel por matar a golpes a su mujer delante de los hijos en Beniel (Murcia)

La magistrada presidenta de la Sección 3 de la Audiencia Provincial de Murcia, ha condenado a Sidi I.D. como autor de homicidio, con la agravante de parentesco, a la pena de 10 años de prisión, después de que un Jurado Popular declarara probado que provocó la muerte de su esposa en Beniel en 2015 al golpearla con un palo por todo el cuerpo en presencia de sus hijos.
Se trata de una pena a la que se suman otros 6 meses de privación de libertad por quebrantamiento de condena, tal y como recoge la sentencia notificada este martes, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en un comunicado.
La condena, que contempla la atenuante analógica de confesión, también establece la privación de la patria potestad sobre sus dos hijos menores. A los que deberá indemnizar con 15.000 euros a cada uno por el daño moral.
El condenado incumplió la orden de 2014 que le imponía la obligación de no acercarse ni comunicar con su esposa.
RELATO DE LOS HECHOS
Cabe recordar que este maliense de 35 años, condenado por matar a golpes a su mujer en 2015 en presencia de sus hijos, de 7 y 4 años, en el domicilio familiar que compartían en Beniel, reconoció los hechos durante el juicio, aunque negó que quisiera matarla ni que los menores presenciaran lo ocurrido.
"Mi hijo estaba en su habitación haciendo los deberes", indicó en su breve declaración, que apenas duró tres minutos, tras reconocer que estaban casados, que habían reiniciado la convivencia, que tenía una orden de alejamiento, que discutieron el día de los hechos, así como que la golpeó, en la cabeza, con un palo.
El ahora condenado hizo hincapié en que los menores estaban en el domicilio, y reconoció que tras golpear a su mujer, huyó del edificio, llamó al '1-1-2' y dijo donde se encontraba, en un bar en El Raal, donde fue detenido por la Guardia Civil.