Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 10 años de cárcel el militar que mató a otro hombre en el Parque Doramas de Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a un total de diez años de cárcel a R.S.C., el militar que mató a otro hombre, R.F.C.A., en noviembre de 2015 en el Parque Doramas de Las Palmas de Gran Canaria.
La sala consideró probado que el acusado, sobre las 08.20 horas del 28 de noviembre de 2015 accedió al interior del parque tras pasar toda la noche con dos compañeros militares, habiendo consumido abundantes bebidas alcohólicas, donde se topó con la víctima.
En este sentido, por razones desconocidas se produjo un forcejeo entre ambos en uno de los pasillos allí del parque, en el curso del cual el acusado golpeó repetidamente en la zona facial y craneal, a R.F.C.A., cayendo este último al suelo.
Ya en el suelo, R.S.C. le continuó golpeando con el propósito de acabar con la vida del otro varón dirigiendo los golpes a la zona anterior del cuello, fracturándole el cartílago tiroides, lesión esta que determinó su fallecimiento por insuficiencia respiratoria aguda.
Por su parte, el acusado sólo sufrió un trauma craneal leve con herida contusa durante el citado episodio violento.
COGIÓ LAS LLAVES DEL COCHE DE LA VÍCTIMA Y SE FUE
A continuación, el militar, tras apoderarse de las llaves del vehículo del fallecido, --que estaba estacionado a escasos metros-- cogió el coche para huir a gran velocidad por el Paseo de Chil de la capital grancanaria.
R.S.C. condujo el vehículo bajo los efectos del alcohol ingerido durante toda la noche hasta que chocó con el parterre de la confluencia con la Avenida de Escaleritas, lugar donde lo abandonó para proseguir la huida a pie.
Finalmente, el acusado fue interceptado por una dotación de Policía Local, a los que, sin tener aún conocimiento de la muerte del otro hombre, comunicó la existencia de la agresión y el lugar donde había quedado tendido el cuerpo de este último.