Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comunidad Valenciana y Cataluña piden al Estado apoyo al Corredor Mediterráneo y una agenda de inversiones "creíble"

Puigdemont insta a acabar con un "incumplimiento reiterado" y Puig pide que la infraestructura sea "realidad" gobierno quien gobierne
La Comunitat Valenciana y Cataluña, a través de sus respectivos gobiernos autonómicos, entidades empresariales, sindicales, puertos, grupos parlamentarios y entidades sociales como las universidades, han manifestado este lunes su unanimidad para reclamar al Estado un Corredor Mediterráneo "de alta capacidad", que sea "eficiente y capilar", con conexiones "con el resto de los territorios y las redes locales", así como "multimodal" y "digitalizable".
Así lo han expresado los participantes en la cumbre del Foro Valenciano por el Corredor Mediterráneo y de la Taula Estratègica Catalana del Corredor Mediterrani, celebrada en el Palau de la Generalitat valenciana. Los presidentes de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, y de Cataluña, Carles Puigdemont, han participado en la clausura de este encuentro, en el que se ha considerado que esta infraestructura es "una pieza clave en los movimientos de las exportaciones y un instrumento fundamental en la dinamización económica".
Los asistentes a la reunión han pedido también a la administración central "la concreción de la configuración técnica de Corredor Mediterráneo en cuanto a la línea ferroviaria", dado que aseguran que desconocen "su configuración". Igualmente, han resaltado que actualmente existe "una indefinición de las obras a realizar y de las prestaciones" de la infraestructura "por parte del Gobierno de España", además de "una visión fragmentada" de la misma.
Por otro lado, han estimado "perentoria la redacción de una agenda creíble de inversiones por parte del Estado, con la aceleración de la ejecución de las obras pendientes", al tiempo que han defendido "la creación y nombramiento de la figura de un coordinador técnico de ejecución de Corredor Mediterráneo" para poner "en contacto administraciones, operadores y agentes económicos en la ejecución de la infraestructura".
De este modo lo ha expuesto la consellera de Obras Públicas y Vertebración del Territorio de la Generalitat valenciana, María José Salvador, encargada de leer las conclusiones de la "jornada intensa" de trabajo que ha sido esta cumbre. Salvador ha asegurado que el Corredor Mediterráneo es "vital" para la Comunitat Valenciana y para Cataluña y ha resaltado su importancia en "términos de empleo, logística y conocimiento".
"IGUALDAD DE OPORTUNIDADES"
En esta línea, ha considerado "necesario ampliar sinergias" y ha instado a trabajar, "sobre la base del consenso", para poder contar con una "infraestructura de calidad" que garantice "territorios de primera" e "igualdad de oportunidades" para sus empresas, economía y ciudadanos.
A su vez, la responsable autonómica ha recordado que "la incorporación de la vieja aspiración de unir el litoral mediterráneo de la península ibérica con el corazón de Europa para mercancías se remonta, cuando menos, a los años 20 del siglo pasado". Ha agregado, como recogen las conclusiones, que "con la integración del Corredor Mediterráneo en la red TEN-T el 2011" se dio "un paso adelante que exige disponer de una infraestructura que asegure la integración modal, la interoperabilidad y un desarrollo coordinado de las infraestructuras".
Los gobiernos valenciano y catalán han acordado a partir de la reunión de este lunes iniciativas "conjuntas" para "pedir al Estado la ejecución de actuaciones, especialmente el tramo Castelló-Tarragona" y también pedir a la Unión Europea "atención al Corredor Mediterráneo, tanto en cuanto a las obras en el Estado español como en cuanto a los cuellos de botella fuera del Estado como el Perpiñán -Montpellier".
"SE HA ACABADO"
El presidente de la Generalitat catalana, por su parte, ha calificado de "histórica" la cumbre sobre el Corredor Mediterráneo por la oportunidad que ha ofrecido de "reunir el grueso de la sociedad civil, de la representación política y del ámbito institucional" de Cataluña y de la Comunitat para llevar a cabo una "reivindicación conjunta".
Carles Puigdemont ha valorado la posibilidad de "reencuentro" que ha supuesto esta cita, como también la reunión previa que ha mantenido con Puig, tras "mucho tiempo viviendo de espaldas". Ha dicho que esa posición "se ha acabado", que ha llegado la "normalidad" y que se ha "revertido la incomunicación".
Así, ha instado a trabajar por reivindicar el Corredor Mediterráneo y terminar con un "incumplimiento reiterado". "No podemos esperar más, no nosotros, sino la gente a la que servimos, nuestros conciudadanos", ha dicho el presidente catalán, a la vez que ha asegurado que las empresas "han de competir en el mundo" y "no con la comunidad autónoma vecina".
"El Gobierno responderá o no, pero el clamor es fuerte. Necesitamos con urgencia que se cumplan los compromisos y que lo que es el motor del Estado y de Europa, el Mediterráneo, tenga las inversiones que merece. No se puede hacer política de espaldas al Mediterráneo", ha planteado Puigdemont, que ha agregado que "hoy el Estado español tiene más difícil justificar su incomparecencia en las infraestructuras".
"CAMBIO PROFUNDO DE ACTITUD"
Por su lado, el presidente de la Generalitat valenciana ha valorado la posibilidad de "construir futuro" juntos y la "voluntad de avanzar" de la Comunitat y Cataluña en este camino y "coser heridas". Ha dicho que "la sociedad ha ido más allá, más adelante que la política" porque "la incomunicación no se ha dado entre empresarios y la sociedad civil" y ha apostado por actuar del mismo modo en el ámbito político.
"Con la suma mejorará la calidad de vida de los ciudadanos de Cataluña y la Comunitat", ha señalado Ximo Puig, al tiempo que ha defendido que "el Corredor Mediterráneo sea ya una realidad sea el que sea el Gobierno de España" y ha apuntado que "es necesario un cambio profundo de actitud".
Asimismo, Puig ha comentado que ha visto "mucho más compromiso en Bruselas" con esta infraestructura "que en Madrid", algo que "no puede ser porque quien está perdiendo es el conjunto de España". Ha agregado que hay que "tener la suficiente competitividad" y ha advertido de que el Corredor Mediterráneo es "más que un problema regional" ya que es un asunto "europeo" y una obra "de potencia".