Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compromís pide que la central nuclear de Cofrentes sea "la siguiente en ser cerrada" tras Garoña

El portavoz adjunto de Compromís en las Corts Juan Ponce ha celebrado este martes el anuncio del Gobierno central sobre el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña, en Burgos, y ha apuntado que, tras esta, "es el turno del cierre de la nuclear de Cofrentes porque no hay ninguna excusa para la ampliación de la vida útil de una central anticuada y peligrosa como la valenciana".
Ponce ha explicado en un comunicado que la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) estaba cerrada desde 2012 y tenía pendientes muchas actuaciones demandadas por el propio Consejo de Seguridad Nuclear para aumentar la seguridad, "cuestión que ha impedido al Gobierno de Rajoy seguir con su plan para alargar la vida de viejas y peligrosas centrales nucleares como la de Cofrentes".
A su juicio, ahora "es el turno del cierre de la nuclear de Cofrentes porque no hay ninguna excusa para la ampliación de la vida útil de una central anticuada y peligrosa como la valenciana".
"Tenemos que recordar que Garoña y Cofrentes tienen en común poseer los mismos reactores nucleares que Fukushima, un tecnología especialmente obsoleta", ha subrayado el diputado, quien ha agregado que Cofrentes "es una central nuclear de las que más incidentes de nivel 0 y nivel 1 ha tenido".
Así, ha indicado que se le han hecho alrededor de 80 adecuaciones para mejorar su seguridad "a raíz del terrible suceso de Fukushima", pero "sigue siendo una fuente inagotable de problemas, con residuos radiactivos activos durante miles de años imposibles de neutralizar, situación que se agrava cada día que continúan funcionando las centrales nucleares y generando nuevos residuos".
Por ello, desde Compromís han reclamado al Gobierno central que fije un calendario de cierre definitivo de estas instalaciones, "no más allá de la actual prórroga de la central hasta 2021".