Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión de Justicia del Congreso examinará el 8 de enero la idoneidad del nuevo fiscal general del Estado

Eduardo Torres Dulce en una imagen de archivocuatro.com

La Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados se reunirá el próximo 8 de enero para valorar la idoneidad del candidato a ocupar el cargo de fiscal general del Estado, después de la dimisión de Eduardo Torres-Dulce.

El presidente de la Comisión de Justicia, Alfredo Prada, ha explicado que se ha hecho llegar al presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, la propuesta de fijar para ese día la comparecencia de idoneidad de quien está llamado a ser el máximo responsable del Ministerio Público, tras valorar los trámites previos requeridos para su nombramiento.
Prada ha mostrado su "máximo respeto" a la decisión que, por razones personales, ha llevado a Torres-Dulce a renunciar al cargo y ha agradecido la "colaboración" y la "presencia" que ha tenido durante todos estos años en la Comisión de Justicia. "Su actitud con todos los grupos ha sido muy satisfactoria en el desempeño de sus funciones y en su relación con la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados", ha añadido.
Dicho esto, ha explicado que se abre ahora el proceso de designación del nuevo fiscal general del Estado, un nombramiento en el que "intervienen los tres poderes del Estado". El fiscal general es nombrado y cesado por el Rey, a propuesta del Gobierno, oído el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y previa valoración de idoneidad por parte de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados.
Estos órganos verificarán que el candidato reúne los requisitos legales para acceder al cargo, quien tendrá carácter de autoridad en todo el territorio español y debe recaer entre juristas de reconocido prestigio y con más de quince años de ejercicio efectivo de su profesión.