Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión del Estatuto del Diputado tramitará el martes el suplicatorio de Homs para votarlo en el Pleno del Congreso

El PP, el PSOE y Ciudadanos suman votos suficientes para conceder el suplicatorio, pese a la oposición de Podemos, ERC y PNV
La Comisión del Estatuto del Diputado se reunirá el próximo martes para estudiar el suplicatorio que ha cursado el Tribunal Supremo para poder investigar al portavoz de la antigua Convergència (CDC), Francesc Homs, por la organización de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014, cuando era conseller de Presidencia de la Generalitat catalana. A tenor de las posiciones de los grupos, todo apunta a que el suplicatorio será tramitado para que el Pleno del Congreso decida a la semana siguiente en votación secreta.
Homs, portavoz del ahora rebautizado como Partit Demócrata Europeu Català (PDECat), ha comparecido este jueves a puerta cerrada ante los miembros de la comisión, uno por cada grupo parlamentario, y ha mantenido su versión de que se trata de un proceso político impulsado desde el Gobierno.
El diputado independentista había pedido comparecer en abierto, un deseo que no ha visto cumplido puesto que el Reglamento de la Cámara establece que las reuniones de este órgano se celebran siempre a puerta cerrada.
RECHAZADAS LAS PETICIONES DEL DIPUTADO
También había reclamado una copia de toda la documentación remitida por el Supremo para justificar la petición del suplicatorio, pero los letrados del Congreso han concluido que no se le puede entregar copia de esos textos y que, como los miembros de la Comisión del Estatuto del Diputado, sólo tiene derecho a consultar los documentos.
La comisión también ha rechazado una tercera petición de Homs, que se escuchara a testigos relacionados con su caso, entre los que ya avanzó que desearía citar al presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, al que se refirió como "ínclito y distinguido miembro del PP". Su solicitud se ha desestimado recordado que el Congreso no entra en el fondo de la cuestión, sino que su papel se limita a tramitar o no las peticiones del Supremo en función de que se cumplan o no los requisitos legales.
Una vez recabadas las alegaciones del diputado, la Comisión del Estatuto del Diputado ha acordado reunirse el próximo martes, 8 de noviembre, para aprobar un dictamen a favor o en contra de la concesión del suplicatorio. Aunque sólo hay un diputado por partido, en esta comisión, funciona el voto ponderado (cada uno representa los votos de su grupo en el Pleno), y todo apunta a que la Comisión acabará tramitando el suplicatorio porque así lo apoyan el PP, Ciudadanos y el PSOE, que suman 250 diputados.
El socialista Luis Carlos Sahuquillo ha explicado que el PSOE "siempre es proclive" a conceder los suplicatorios porque negarlos provocaría "tanto impunidad como indefensión" para el propio afectado.
EN EL PLENO, VOTACIÓN SECRETA
El dictamen de la Comisión se elevará después al Pleno del Congreso, que es quien toma una decisión definitiva en una votación secreta en la que, a priori, los diputados tienen libertad de voto. Esa votación se calcula para la semana del 16 o 17 de noviembre o, a más tardar, la siguiente.
Mientras que el PP, el PSOE y Ciudadanos ya han adelantado su voto a favor de autorizar al Supremo para investigar al exconseller convergente, los grupos parlamentarios de Unidos Podemos, Esquerra Republicana y PNV y los diputados de la antigua Convergència, EH-Bildu y Compromís, adscritos al Grupo Mixto, tienen decidido votar en contra del suplicatorio alegando que no se puede procesar a Homs por el mero hecho de haber sacado las urnas a la calle para recabar la opinión de los catalanes.
Una vez que se adopte esa decisión en el Pleno del Congreso, la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, dispondrá de ocho días para trasladar al Supremo la respuesta final del Parlamento.