Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Sanz ante la juez: "Jamás en mi vida me he lucrado"

Comienza la declaración de Miguel Sanz ante la juez por las dietas de Caja NavarraEfe

El expresidente del Gobierno de Navarra Miguel Sanz ha terminado su declaración ante la juez por el cobro de dietas en Caja Navarra. Su comparecencia como imputado ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona ha durado tres horas y media. Ha afirmado que "jamás" en su vida se ha "lucrado" y todo su trabajo "ha sido siempre puesto al servicio de Navarra".

"Jamás en mi vida me he lucrado, nunca jamás, y todo mi trabajo ha sido siempre puesto al servicio de Navarra", ha dicho Sanz en declaraciones a los medios de comunicación, después de declarar como imputado durante tres horas y media ante la juez que instruye el caso.
El expresidente ha dicho que está "encantado de declarar y aclarar desde la verdad más absoluta mi participación en Caja Navarra". "Espero y deseo que haya aclarado todo", ha afirmado.
El expresidente ha llegado al Palacio de Justicia sobre las 9.20 horas acompañado de su abogado, Eduardo Ruiz de Erenchun. La comparecencia ha comenzado muy puntual, a las 10 horas, tal y como había marcado la juez.
En la sala han estado presentes también los abogados de los otros dos imputados, el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y el exconsejero del Gobierno foral Álvaro Miranda, así como los letrados del exdirector general de CAN Enrique Goñi, de la asociación Kontuz! y de UPyD.
La juez había citado a declarar a Miguel Sanz como imputado en el marco de la investigación que está desarrollando sobre Caja Navarra y, en concreto, sobre el cobro de dietas en la entidad.
La titular del Juzgado de Instrucción número 3 afirmó en un auto hecho público el 21 de marzo que el cobro de dietas en la entidad tenía "un sustento cuanto menos dudoso" y consideraba que "el pago y cobro" de estas cantidades "podría constituir un delito de cohecho, que es consustancial al delito de prevaricación por omisión".
El auto señalaba que "las personas que estaban recibiendo estos pagos presuntamente injustificados eran las mismas que debían llevar a cabo la labor de inspección de la gestión de la entidad pagadora y la definitiva calificación que se realice de ellos dependerá del curso de la causa".