Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudadanos da de plazo hasta marzo para la reforma exprés de la Constitución que reduzca aforados: Y si no, no sale

Villegas asume que, si hay una reforma constitucional global, quedarán fuera la plurinacionalidad y el recorte de derechos forales
Ciudadanos ha puesto el próximo mes de marzo como fecha límite para llevar a cabo la reforma exprés de la Constitución que busca la supresión de los aforamientos de diputados y senadores, una de las demandas históricas del partido naranja y comprometida con el PP en el pacto de investidura de Mariano Rajoy.
En una entrevista con Europa Press, el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha recordado que en el acuerdo de investidura suscrito en verano con el PP estaba el compromiso de tramitar esta reforma a los tres meses, por lo que, teniendo en cuenta que enero es un mes inhábil a efectos parlamentarios, ésta debería iniciarse en febrero y estar lista, sino en ese mes, para marzo.
"No tendría por qué tardar más de esos meses y, si no, es que no sale esa reforma", ha apostillado el 'número tres' de Ciudadanos, destacando que si la reforma del artículo 135 de la Carta Magna de verano de 2011 pudo realizase en quince días, ésta también podría hacerse "relativamente rápido" y, como aquélla, tampoco requeriría referéndum.
INCLUIR A PODEMOS, QUE LO LLEVABA EN SU PROGRAMA
Sobre todo, ha señalado, si todos los partidos están de acuerdo en resolver esta cuestión. De hecho, ha destacado que "todos" llevan en sus respectivos programas electorales la necesidad revisar los aforamientos políticos, incluyendo Unidos Podemos. "Creemos que no habrá problema en ponernos de acuerdo en este punto" con la formación que capitanea Pablo Iglesias, ha dicho.
En principio se trataría de una reforma constitucional parcial, con un solo punto, porque, según ha argumentado, "abrir el melón" a una revisión más amplia significaría, a su entender, perder la posibilidad de que haya un consenso sobre un asunto en el que "todos" están de acuerdo.
A su juicio, acometer una revisión más amplia de la Constitución debe ir "por otro lado" porque requiere un debate "más sosegado y sereno". En este punto, Villegas ha insistido en que la idea de Ciudadanos de empezar creando una 'mesa de partidos' extraparlamentaria en la que se analice en qué puntos hay acuerdos y en cuáles no hay suficiente consenso.
NO SE PUEDE "TROCEAR" LA SOBERANÍA NACIONAL
"Está claro que seguramente va a haber pretensiones que no van a estar dentro de esa reforma constitucional", asume el dirigente de Ciudadanos. En este punto cita tanto la idea de "trocear" la soberanía nacional como su propia propuesta de revocar los derechos forales, que, según admite, no cuenta con respaldo ni en el PP ni en el PSOE.
Por contra, apuesta por determinar si realmente hay acuerdo en que haya una reforma del Título VIII, para poder cerrar el Estado autonómico. En concreto, Ciudadanos aboga por que se clarifique a cuál de los tres estamentos (Estado, autonomías y ayuntamientos) corresponde cada competencia para así "evitar la litigiosidad que hay hoy en día".
Ciudadanos tampoco descarta la posibilidad de incluir en esa posible reforma futura de la Carta Magna otros asuntos como la modificación en el sistema de nombramientos de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o cambios en el sistema electoral.
"Yo veo esa reforma (la de la Constitución) como el colofón a esas reformas en las que tenemos que avanzar, en las que ya estamos avanzando y en las que al final, para algunas de ellas sí resultan imprescindibles esas reformas y esos retoques en la Constitución", opina.
Villegas subraya que, al final, ningún partido va a ver reflejado todo lo que busca para esa reforma constitucional, "al igual que en el 78 ningún partido de los que había entonces vio reflejado todo eso". "Es cuestión de ceder y de ver cuáles son los espacios comunes en los que podemos estar de acuerdo y avanzar en esos ámbitos en los que puede haber consenso", ha concluido.