Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes pide cesar las prácticas "salvajes" de la "turismofobia" y da la bienvenida a los turistas a Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha abogado por cesar las prácticas "salvajes" e "irracionales" que conforman la "turismofobia" y ha indicado que Madrid da "la bienvenida" a los turistas.
Así lo ha afirmado tras una visita al visita el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS), donde ha "condenado "de manera tajante y absoluta cualquier ataque de cualquier clase y a cualquier persona".
Cifuentes ha explicado que estos "ataques" se llaman "turismofobia", que es "odio al turista", "un fenómeno propiciado en algunas regiones por la extrema izquierda". En el caso del País Vasco, por la izquierda abertzale; en Cataluña, por la CUP, ha relatado para añadir que "desgraciadamente", se empieza a dar el fenómeno en Baleares.
"Tenemos que cuidar el turismo no ahuyentarlo", ha sostenido Cifuentes, quien ha precisado que en la Comunidad de Madrid el turismo representa el siete por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y hay 330.000 personas vinculadas al turismo, que es una "fuente de empleo".
La dirigente popular ha asegurado que los turistas en Madrid "serán bienvenidos" y ha considerado que este tipo de prácticas "totalmente irracionales y salvajes tienen que cesar".
"Se han de tomar medidas. Tenemos que trabajar para que haya más turistas y por que sea un turismo de calidad en Madrid", ha sostenido para añadir que lo están consiguiendo. Quieren, ha indicado, que aumente el gasto medio de cada turista que viene a la comunidad, quien ha señalado que es "una región acogedora".
Por último, ha asegurado que en Madrid conjugan "la calidad y los servicios con la forma de vida de los madrileños que no se ve alterada".