Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes acusa a la oposición de querer "poner en marcha la máquina de picar carne" y someterle a un "juicio paralelo"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha acusado este miércoles a la oposición parlamentaria de querer "poner en marcha la máquina de picar carne" y someterle a un "juicio paralelo" con su comparecencia en solitario el día 2 de junio en la comisión de corrupción en la Asamblea de Madrid.
"Lo único que les interesa es que tenga que hacer el paseíllo, poner en marcha la máquina de picar carne y someterme a un juicio paralelo en la Asamblea", ha afirmado Cifuentes en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno preguntada por su comparecencia el día 2 de junio en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid para hablar de la adjudicación del contrato de cafetería al Grupo Cantoblanco que investiga la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.
Estas críticas llegan después de que los grupos de la oposición no hayan aceptado las comparecencias de técnicos y políticos solicitadas por el Grupo Popular en esa misma comisión para hablar sobre la adjudicación de ese contrato.
A su juicio, este asunto "solo tiene un objetivo" que es hacer "una especie de juicio paralelo con un banquillo" en que se le quiere sentar. "La mesa de comparecientes la quieren convertir en un banquillo", ha criticado Cifuentes, quien ha considerado que es "una representación, un poco más de lo mismo".
Tras destacar que si se quiere conocer lo ocurrido "lo mínimo que se puede hacer es pedir información", ha señalado que "lo único que interesa es sentar a la presidenta de la Comunidad en esa suerte de banquillo paralelo que quiere perpetrar el tripartito de inquisición con el único objetivo" de desgastarle políticamente y tratar de mezclar su nombre con asuntos de corrupción.
Así, ha insistido en que "todo es parte de una estrategia de acoso y derribo donde la verdad no interesa", sino que lo que interesa es "llevarse por delante un gobierno y poner en cuestión la honorabilidad de una persona". "Es una comisión inquisitorial que lo único que busca es revivir el tribunal de la inquisición", ha remachado.
La popular ha señalado que, "por supuesto", no tiene "ningún inconveniente" en acudir a comparecer a la Asamblea de Madrid; ya que es un lugar donde se siente "cómoda", que respeta y valora, y ha señalado que irá al Parlamento autonómico "todas las veces que sean necesarias" porque la considera su casa y lo va a hacer "de muy buen grado".
UN AUTO DE FE
En esta línea, el portavoz del Ejecutivo autonómico, Ángel Garrido, ha afirmado que se trata del "nuevo rodillo de la inquisición de la oposición", ya que en todos los puntos que se han tratado en la comisión de corrupción de la Asamblea primero se ha pedido información, luego se ha llamado a declarar a los técnicos y por último, se ha pedido la comparecencia de los responsables políticos, una secuencia que aquí no ha sido así.
"No hay el menor interés de aclarar nada", ha considerado Garrido, quien ha opinado que "esto pretende un auto de fe y no aclarar absolutamente nada".