Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cúpula del Cervantes declara mañana ante el juez por denuncia falsa contra el exdirector del centro en Atenas

El secretario general del Instituto Cervantes (IC), Rafael Rodríguez-Ponga, y el director del Gabinete Técnico de la Secretaría General de este organismo, Miguel Spottorno, están citados a declarar en calidad de investigados este jueves ante el titular del Juzgado de Instrucción número 40 de Madrid por una presunta denuncia falsa que cometieron al acusar de prevaricación y falsedad al exdirector del centro en Atenas Eusebi Ayensa y al exadministrador del mismo Adrián Bautista.
La querella por denuncia falsa fue admitida a trámite el pasado mes de junio, según el auto al que ha tenido acceso Europa Press, al entender el instructor, Enrique de la Hoz, que existen motivos fundados para pensar que los dos imputados podrían haber cometido un delito de acusación o denuncia falsa contra el exdirector y exadministrador del IC de Atenas.
Ayensa fue cesado por Spottorno y Rodríguez-Ponga como director del IC de Fráncfort y tras ello le fue incoado un expediente disciplinario que según el querellante estaba plagado de irregularidades- La nueva dirección acusaba a éste y a Bautista de falsedad documental y prevaricación en la suscripción de una modificación parcial del contrato de alquiler del edificio del IC en Atenas y pedía para cada uno de ellos _a través de la abogacía del estado_ cinco años de cárcel, ocho de inhabilitación y 30.000 euros de multa.
No obstante, tanto la Audiencia Nacional -en mayo de 2014- como después el Tribunal Supremo - en diciembre de 2015 _ rechazaron las acusaciones y absolvieron a Ayensa y Bautista por considerar que los expedientes disciplinarios en los que se basó la querella por prevaricación no se realizaron de forma correcta ni se recavaron los testimonios necesarios.
Según Ayensa y Bautista, la nueva dirección, designada por el PP, pretendía sembrar sospechas sobre los directivos de la etapa socialista. Tras su absolución, los exdirectivos iniciaron acciones penales contra la actual cúpula del Cervantes por denuncia falsa.