Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 40 personas imputadas en la trama de la Federación de Fútbol liderada por Ángel María Villar

La trama de corrupción orquestrada por el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel Villar, suma aproximadamente 40 personas investigadas por su vinculación con la red "clientelar" creada para el desvío de fondos del organismo, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.
Los imputados serán llamados a declarar a partir de la semana que viene ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que investiga la presunta red de "clientelismo" creada por el presidente de la Federación a fin de garantizarse su permanencia al frente del puesto que ostenta desde el año 1988.
La investigación, iniciada hace un año a raíz de una denuncia interpuesta por el Consejo Superior de Deportes (CSD), concluyó con la detención el pasado martes de Ángel María Villar, su hijo Gorka, el vicepresidente económico Juan Padrón y el secretario de la Federación Tinerfeña Ramón Hernández Baussao.
Para los tres primeros el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional dictó prisión incondicional. A Hernández Baussao le impuso una fianza para eludir la prisión de 100.000 que este ha abonado esta misma mañana, según han informado a Europa Press fuentes de la defensa.
El juez apunta que al menos desde 2009 Villar creó un entramado que ha permitido la desviación de fondos tanto públicos como privados de la RFEF y organismos vinculados a ellos como la propia Fundación y MUPRESFE (Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles a Prima Fija) estableciendo un "clientelismo" tanto en la contratación del personal que recae en familiares de los acusados como en la presunta adjudicación arbitraria de contratos de suministros.
Apunta que Villar cometió "excesos administrativos" por un lado con el nombramiento de los miembros de la Junta Directiva (que utiliza a modo de recompensa para premiar la lealtad de los presidentes de las federaciones afines o vetar a los que le son contrarios), y por otro, con la concesión de beneficios a los que han favorecido su candidatura. Estas serían la Federación de Fútbol de la Región de Murcia y la Federación Cántabra de Fútbol.