Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña parecía el claro destinatario del discurso navideño de Felipe VI

Esta era su tercer mensaje como rey de España y, a diferencia de hace un año, en el Palacio Real, volvía a Zarzuela. Al despacho en el que en estos diez meses de interinidad política, mantuvo hata cinco rondas de consultas. El mensaje, un momento de congratularse de haber superado una situación política compleja y de mirar, ha dicho varias veces con optimismo y fe en el futuro. No obstante, no han faltado las advertemncioas y llamamientos unos claramente dirigidos a los independetistas catalanes y otros más genéricos y ambiguos.