Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña avisa de que el déficit del 1% para este año es inasumible

El conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha confiado que el Gobierno central no castigue a Catalunya si la comunidad no cumple con el objetivo de déficit del 1 por ciento establecido para este año, que considera inasumible.

En una entrevista a Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, ha señalado que la comunidad "resistirá" las medidas de castigo, pero le ha dicho al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que esa no es la manera de mantener el diálogo abierto.
El conseller ha criticado que el Gobierno quiera solucionar la mala financiación de las autonomías con la rebaja de los intereses del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA): "No es el camino", considera.
Sobre los 700 millones que Cataluña se ahorraría gracias a esa reducción de intereses, ha valorado que son medidas que el Gobierno "se saca de la chistera".
EL 20% DE LO NECESARIO
Mas-Colell ha lamentado que en 2015, Cataluña solo recibirá del Gobierno el 20 por ciento de lo que necesita para mantener el gasto en educación, aanidad y servicios sociales, un cálculo que obtiene de sumar los 140 millones extras por financiación autonómica y los 700 por rebaja de intereses.
Para el conseller, esta cifra "no se aproxima en absoluto" a los requerimientos del Govern, que se ha marcado como objetivo para 2015 mantener el gasto social y devolver la paga extra a los funcionarios.
Además, ha señalado que mientras Cataluña necesita unos 4.000 millones para mantener estas partidas, el Gobierno ha ofrecido sólo 140 más que el año pasado, cifra que supone un descenso de 480 millones respecto a 2013, según Mas-Colell.
Aun así, ha señalado que no da por hecho que está sea la última oferta de Montoro, y ha asegurado que continuará negociando mejoras: "Tenemos un problema grande si lo que este jueves comunicó el Estado es su última palabra, espero que no lo sea".
Sobre las balanzas fiscales, ha sostenido que aunque el Gobierno usara un método de cálculo que jugaba a su favor, "se acepta el hecho" de que Cataluña es contribuidora neta, lo que ha considerado un paso adelante para la comunidad.