Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá plantea que expertos en selección de personal apoyen al CGPJ para elegir a magistrados del Supremo

Quiere acotar el aforamiento a delitos concretos, además de reducir aforados, y lo vincula a recortar también la acusación popular
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha planteado este miércoles que expertos en selección de personal apoyen al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a la hora de elegir a los magistrados del Tribunal Supremo "para poder apreciar quiénes son los mejores candidatos".
Catalá ha mencionado esta posibilidad entre una batería de medidas para trabajar sobre la "percepción de politización de la Justicia", aunque ha incidido en que se trata de una "percepción social que no se corresponde con la realidad". "No conozco a ningún juez que diga que haya tenido que adoptar sentencias presionado por políticos", ha dicho en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press.
Para hacer frente a esa "percepción", ha apostado por explicar cómo funciona la Justicia, pero también por medidas como modificar la forma de elección de los miembros del CGPJ, eliminar la posibilidad de que los parlamentos autonómicos designen a un magistrado de la Sala Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia autonómicos o que las entrevistas para elegir jueces del Supremo --como ahora, que está en marcha la elección de un magistrado de la Sala de lo Civil-- sean públicas y estén asistidas por expertos en selección de personal.
Por otro lado, Catalá ha insistido en su plan de presentar este mismo año --"si puede ser en septiembre mejor que en octubre"-- para fortalecer su autonomía y que sea más activo en la instrucción.
En cuanto a la reducción de los aforamientos, ha precisado que pretende "reducir sustancialmente" el número de políticos aforados, y también limitar los delitos por los que se disfruta del fuero, para limitarlo a "actividades propias de la acción política". No obstante, aún no tiene preparada una lista y, de hecho, ha dicho no tener una "posición firme" sobre si se debe estar aforado por desacato al Tribunal Constitucional.
AFORAMIENTOS Y ACUSACIÓN POPULAR
No obstante, ha relacionado la reducción de aforamientos con poner límites la acusación popular, que ahora en España es "muy importante". "Si las querellas contra los ministros sólo las puede presentar la Fiscalía sería muy posible reducir ese nivel de protección jurisdiccional que existe en el modelo actual", ha dicho.
A su modo de ver, el aforamiento es propio de un "sistema con una acusación popular muy amplia", así que si ésta se reduce, como él cree que hay que hacer, es lógico reducir también los aforamientos.