Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá, sobre el referéndum: "Pensar en las consecuencias de algo que no puede suceder, no lleva a ninguna parte"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha asegurado este viernes que el Gobierno está intentando mantener líneas abiertas de diálogo con la Generalitat, las instituciones y la sociedad civil catalana pero ha reiterado que en la Constitución española "no existe la posibilidad de que una parte del territorio pueda independizarse del resto".
"Pensar en cuales podrían ser las consecuencias de algo que no puede suceder, yo creo que no lleva a ninguna parte", ha afirmado en declaraciones desde Barcelona.
El ministro ha insistido en que hablar de las condiciones de la independencia catalana es "un debate innecesario", si bien ha defendido la intención del Ejecutivo de "llegar a procesos de diálogo y de acuerdos que impidan llegar a un momento de tensión". En este sentido, ha reiterado la oferta, ofrecida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al de la Generalitat, Carles Puigdemont, de "dialogar" en el Congreso de los Diputados. "Ahí es donde debemos llevar a cabo el debate de ideas", ha señalado Catalá.
Por otro lado, ha recordado que "la Constitución se puede reformar siempre que existan las mayorías adecuadas para ello", al tiempo que ha opinado que "quien impone la obligación del 'o consigo lo que yo quiero o adopto un planteamiento unilateral' traiciona el espíritu del diálogo". "El diálogo no puede plantearse como una obligación", ha añadido.
NADIE ESTÁ AL MARGEN DE LA LEY
Rafael Catalá ha manifestado asimismo que "nadie está al margen de la ley y por lo tanto nadie debería hacer un planteamiento que no respete la Constitución y las leyes". Ha denunciado así que se está planteando un procedimiento en el Parlament "absolutamente anómalo" y que no está previsto en el Estatuto de Cataluña, "para llevar a cabo una tramitación de una hipotética ley mediante un procedimiento 'express' que no permita la participación de los grupos parlamentarios".
"Yo creo que todos esos pasos que se están dando no van en la dirección correcta, en esa dirección de búsqueda del diálogo en la que nosotros tenemos la mano tendida. Y ojalá seamos capaces de avanzar en esa dirección y no en la de hacer imposibles las soluciones acordadas", ha apuntado.
No obstante, el responsable de Justicia ha señalado que no se trata de "un debate del señor Puigdemont con el señor Rajoy", ni de la Generalitat con el Gobierno Central, sino que es "un debate y un diálogo entre todas las fuerzas políticas de España".