Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá reitera su confianza en la Fiscalía y que las presiones al fiscal de Lezo son falsas

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha reivindicado este jueves "con la voz muy alta" su confianza en la labor de la Fiscalía General del Estado (FGE) y ha rechazado que el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, haya interferido en la labor de uno de los fiscales de la 'Operación Lezo' pese las "barbaridades" que, ha denunciado, se están diciendo estos días, y que a su juicio "hacen un daño tremendo al conjunto del sistema democrático".
Así se ha expresado el ministro durante su participación en un desayuno informativo en el que ha dicho que es "absolutamente falso" que hubiera intenciones de cesar a Carlos Iáñez del caso en el que se investigan presuntas irregularidades en la gestión del Canal de Isabel II sino que se trata de teorías conspirativas que surgieron "como una serpiente de verano" intentando crear una imagen negativa del funcionamiento de las instituciones.
"Quien está diciendo las barbaridades que dicen estos días hacen un daño tremendo al conjunto de un sistema democrático porque no hay nada peor que minar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones sobre todo cuando esas críticas no están fundamentadas en la realidad sino en algunas anécdota concreta y en el desconocimiento", ha asegurado Catalá.
Al respecto ha dicho que Moix merece "todo su reconocimiento y respeto tras conocer que, en contra de su criterio, se avino en la junta de fiscales Anticorrupción celebrada la pasada semana a la petición de los dos representantes del Ministerio Público del caso que solicitaron diversos registros vinculados a operaciones de la empresa Interamericana de Aguas y Servicios (Inassa) --filial del Canal de Isabel II-- por operaciones sospechosas que se remontan a la etapa en la que Alberto Ruiz-Gallardón era el presidente de la Comunidad de Madrid, petición respaldada por sus compañeros de junta.
"Los debates en la Fiscalía son razonables, lógicos. El derecho no tiene interpretación unívoca ni exclusiva pero lo que tiene que haber es una solución compartida y que haya debate me parece debate legítimo y razonable, que se convoque junta de fiscales está dentro de las reglas del juego y que el fiscal jefe decida acoger el criterio de la mayoría me parece demostración del trabajo en equipo", ha dicho el ministro de Justicia quien ha recordado que Moix podría haber impuesto su postura y no lo hizo.
INDEPENDENCIA DEL JUEZ VELASCO
Por ello ha insistido en que los profesionales que trabajan en la Administración de justicia saben que "el poder judicial es independiente en el ejercicio cotidiano de los jueces" y, preguntado concretamente por el papel del magistrado de la Audiencia Nacional que instruye la investigación sobre la trama liderada por el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, ha señalado que cree "firmemente" en la independencia de jueces y fiscales.
Preguntado por la situación que podría darse en caso de que Velasco imputara formalmente al exministro de Trabajo Eduardo Zaplana (ya que fue director general de Justicia en el primer gobierno autonómico de Zaplana en la Generalitat en 1995), Catalá ha defendido las garantía del sistema judicial asegurando que si existe duda de la independencia de los magistrado se puede solicitar una recusación para apartar al magistrado de la causa que instruye.
Al desayuno ha asistido la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, el vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, la presidenta de la Comisión de Justicia en el Congreso de los Diputados, Margaritas Robles, entre otras autoridades.