Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael Catalá descarta que Trillo deba pedir perdón por el accidente del Yak-42

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido que el Gobierno y concretamente el exministro de Defensa Federico Trillo, no tienen que pedir perdón por el accidente en mayo del 2003 del Yak 42 en el que fallecieron 62 militares españoles, porque no quedó acreditado judicialmente que tuvieran responsabilidad en el mismo.

Así se ha expresado Catalá antes de participar en unas jornadas de Compliance Officers en las que ha expresado que la responsabilidad sobre este asunto la tiene que establecer quien tenga competencias para ello si bien esto no implica que el Ejecutivo siga mostrando cercanía con las víctimas, en este caso con los familiares de los militares fallecidos en el accidente.
"El concepto de perdón va asociado a la responsabilidad, a la culpa y en este caso judicialmente tanto en vía civil como penal no se han acreditado responsabilidades por parte del gobierno de entonces, ni el ministro de entonces; sin abandonar nunca la cercanía a las víctimas, nuestro afecto y ayuda que nos ha caracterizado durante toda la legislatura", ha subrayado.
Además ha dicho que no cree que el Gobierno ni el Partido Popular hayan eludido "nunca" su compromiso con las víctimas motivo por el cual, ha añadido, se aprobó el Estatuto de la Víctima en 2005.
"Nuestra cercanía a los que han sufrido la pérdidas de familiares y personas queridas en este caso es absoluta y si la causa del accidente hubiera sido una mala actuación de la administración por supuesto que hay que asumirla", ha sentenciado una semana después de conocerse el dictamen del Consejo de Estado que señaló al Ministerio de Defensa como responsable de lo ocurrido en mayo de 2003.