Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá dice que la petición de pena de la Fiscalía para Griñán y Chaves significa que el sistema funciona

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha defendido este jueves que la petición de la Fiscalía Anticorrupción de seis años de prisión para el expresidente de la Junta andaluza José Antonio Griñán y diez de inhabilitación para su antecesor en el cargo Manuel Chaves, es sinónimo de que las instituciones funcionan con independencia en España.
"Que la Fiscalía lleve a cabo su labor y por lo tanto en los procesos en los que esté personado solicite en su informe lo que considere, yo creo que no podemos calificarlo de otra manera que de normal funcionamiento de las instituciones", ha subrayado el ministro del ramo al ser preguntado por la petición de Ministerio Público en la pieza correspondiente al procedimiento por el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos.
Catalá, que ha hecho estas declaraciones tras participar en la firma de dos convenios de colaboración con el consejero de Justicia de Cataluña, Carles Mundó, ha recalcado que este proceso se enmarca dentro del buen funcionamiento del Estado de derecho y ha enfatizado en que las instituciones funcionan en España.
No obstante se ha negado a valorar el contenido del escrito de la Fiscalía asegurando que le parece "impropio" analizar la petición de las penas y se ha remitido a la postura de los fiscales, que, según ha recalcado, "son los expertos y ejercen la labor de defensa de la legalidad y cuando formulan escrito de acusación lo hacen en términos de aplicación de la legislación vigente".
En su escrito de acusación, el Ministerio Público pide para Griñán seis años de cárcel y 30 de inhabilitación por delitos continuados de malversación de caudales públicos y prevaricación, mientras que Chaves solicita diez años de inhabilitación especial por un único presunto delito de prevaricación continuada.