Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Infanta apela a la "jurisprudencia consolidada" sobre la doctrina Botín

El abogado Jesús María Silva, defensor de la Infanta Cristina, ha solicitado, durante el trámite de cuestiones previas que ha marcado el inicio del juicio del caso Nóos, que le sea aplicada a su patrocinada la "jurisprudencia consolidada" del Tribunal Supremo en torno a la denominada doctrina Botín, al considerar que la hermana del Rey Felipe VI no debe ser juzgada con la sola acusación del sindicato Manos Limpias, puesto que ni la Fiscalía Anticorrupción ni Hacienda presentan cargos contra ella.

Durante su intervención en la vista oral, que juzga el presunto desvío de más de seis millones de euros públicos a través del Instituto Nóos, ha solicitado la nulidad de la apertura del juicio oral contra la Infanta: "¿Qué tenemos aquí? Una acusación popular que sostiene en solitario que Cristina de Borbón fue cooperadora necesaria de dos delitos fiscales, sin acusación por parte de Fiscalía y la Agencia Tributaria", ha espetado.
"Para evitar que se vulnere la Ley, no pedimos que se aplique la doctrina Botín, sino la jurisprudencia consolidada del TS", ha aseverado, recalcando que "claro que hubo una sentencia inicial [relativa al que fuera presidente de Banco Santander, Emilio Botín, que no fue sometido a juicio en el llamado caso 'cesiones de crédito' por solicitarlo únicamente la acusación popular], pero luego otra, que sin contradecir la primera, la complementó, y otra más".
En esta línea, ha apuntado que además hay siete pronunciamientos por parte de Audiencias Provinciales que avalan la anterior jurisprudencia, en alusión a diversos autos dictados por las dependencias judiciales de Toledo, Murcia, Madrid y Baleares que han aplicado este mismo supuesto.
UN MIEMBRO DE LA FAMILIA REAL EN EL BANQUILLO
El principal juicio previsto para 2016 y el más esperado de los últimos años ha comenzado sentando por primera vez en el banquillo a un miembro de la Familia Real: la Infanta Cristina. La hermana del Rey ha llegado a los juzgados junto a su marido, Iñaki Urdangarín, ambos con semblante serio y sin dirigirse a las decenas de periodistas que aguardan en la puerta de la sala.
Ambos, que no han hecho declaraciones a la multitud de periodistas que se encuentran frente a la sede de la EBAP, ubicada en el Polígono Son Rossinyol de Palma, han accedido a las dependencias donde se celebrará la vista oral, después de que ya hubieran llegado sus respectivos letrados Miquel Roca, Pablo Molins y Jesús María Silva y el de su marido, Mario Pascual Vives.
El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, ha llegado a las 8:35 horas junto a su mujer, Ana María Tejeiro, a la sede de la Escuela Balear de Administración Pública (EBAP), donde se celebra la primera sesión del caso Nóos.
Torres y Tejeiro han llegado acompañados de su letrado Manuel González Peeters, si bien no han efectuado declaraciones a los periodistas que se encuentran fuera del recinto.
SEIS MESES DE JUICIO
El macrojuicio por el caso Nóos podría alargarse hasta el próximo 30 de junio, seis meses durante los cuales se juzgará el presunto desvío de 6,2 millones de euros públicos de los que se habrían apoderado tanto Urdangarin como su exsocio Diego Torres, a través de una compleja maraña de empresas ficticias con el Instituto Nóos como epicentro de la trama. La Fiscalía Anticorrupción reclama más de cien años de cárcel para catorce de los acusados, 19 y medio de ellos para el marido de la Infanta y 16 y medio para Torres.
Por su parte, la hermana del Rey Felipe VI se enfrenta a una petición de ocho años de prisión como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales, una solicitud que formula el sindicato Manos Limpias, única acusación del proceso que ejerce acciones penales contra Cristina de Borbón.