Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado pide dos años de cárcel para Bartomeu y seis para Rosell

La Abogacía del Estado ha solicitado penas de dos años y tres meses de cárcel para el presidente del Fútbol Club Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y de seis años y nueve meses para su antecesor Sandro Rosell por tres delitos de fraude fiscal que presuntamente habrían cometido en el fichaje del delantero brasileño Neymar, informaron fuentes jurídicas.

En un escrito remitido al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en representación de la Agencia Tributaria, los servicios jurídicos del Estado atribuyen a los dos mandatarios culés los mismos cargos presentados por la Fiscalía a excepción del delito societario que se imputó a Rosell, al considerar que únicamente tiene legitimación para acusar por delitos que afecten a la Hacienda Pública.
Al Barça como persona jurídica le imputa los tres delitos contra la Hacienda Pública atribuidos a sus dirigentes y reclama que pague multas por valor de 22,2 millones de euros, a razón de 4,8 por lo que dejó de tributar en 2011; 13,5 por los impagos correspondientes a 2013; y 3,8 por los relativos al ejercicio fiscal de 2014.
En concreto, la Abogacía del Estado atribuye a Bartomeu un delito fiscal supuestamente cometido en 2014 y pide para él una multa de 3,8 millones de euros, mientras que acusa a Rosell de dos delitos fiscales cometidos en los años 2011 y 2013 por los que pide sendas multas que ascienden a 25,1 millones.
11 millones de indemnización
En concepto de la responsabilidad civil que podría aplicárseles al dictar la sentencia, la Abogacía del Estado reclama, al igual que la Fiscalía, que el Barça y Rosell paguen una indemnización de 9,5 millones de euros y que el club y Bartomeu abonen por el mismo concepto otros 1,9 millones.
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 investiga el fichaje de Neymar desde el 22 de enero de 2014, día en el que admitió a trámite una querella presentada por el socio del Barça Jordi Cases contra el entonces presidente de la entidad Sandro Rosell, quien se vio obligado a presentar su dimisión un día después.