Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zarzuela y Moncloa estudian cómo encajar la Casa del Rey en la Ley de Transparencia

La Casa del Rey trasladó al Gobierno su "deseo" de ser incluida en la futura Ley de Transparencia por lo que desde hace "más de dos meses" existen conversaciones entre el personal de Zarzuela y representantes del Gobierno sobre el alcance de este control. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado los contactos de la Vicepresidencia con Zarzuela con el objetivo de aplicar la Ley de Transparencia a una institución del Estado. "La Casa del Rey no es administración pública. Hay que ajustar la Ley de Transparencia a sus circunstancias y a lo que señala la Constitución en el Título II", ha indicado la vicepresidenta. Además, ha añadido que ha habido "plena colaboración, se ha trabajado intensamente".

   La Casa del Rey nunca se ha manifestado en contra de someterse a este control si bien públicamente, cuando se le preguntaba acerca de este tema, se limitaba a señalar que se trataba de una decisión que estaba en manos del Parlamento.
   Hasta dónde llegará el control de la norma futura es algo que tendrán que acordar las fuerzas políticas, ha añadido el portavoz, que no ha especificado si la Casa ha hecho propuestas en este sentido sobre qué asuntos deberían quedar regulados por la ley y cuáles no.
Se conocerán contratos y servicios
   En una reciente entrevista con Europa Press, el secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, garantizó que las partidas administrativas de la Casa del Rey estarán sometidas a la Ley de Transparencia, es decir, que se podrán conocer, por ejemplo, los contratos y servicios vinculados a la Jefatura del Estado que dependen de distintos departamentos ministeriales.
   También adelantó que lo que sí quedará fuera de la futura norma será el reparto que hace el monarca de la asignación presupuestaria que recibe anualmente para el mantenimiento de su familia y de la institución, que está blindada en la Constitución.
   Desde 2011, la Casa del Rey de manera voluntaria hace público un desglose de la partida que recibe anualmente de los Presupuestos Generales del Estado, detallando el montante de los sueldos del Rey y del Príncipe, entre otros elementos.