Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rey Felipe VI insta a que Cataluña y España trabajen juntos

El Rey Felipe VI ha afirmado que el verdadero y sostenible progreso económico y social solo es posible con la combinación de "un firme compromiso con las normas, el esfuerzo compartido y la colaboración entre todos los agentes", y ha agregado que actuar de otra manera sería dar un paso atrás muy arriesgado.

En una cena en el Liceu que da el pistoletazo de salida institucional al Mobile World Congress (MWC) con 160 invitados entre altos representantes del mundo político y empresarial, ha argumentado que la transformación tecnológica, cultural, económica y social solo puede tener éxito de una manera: "Si todos caminamos juntos por la misma senda de unidad, cooperación y solidaridad".

En un discurso en el que ha combinado inglés, castellano y catalán, ha repetido hasta en seis ocasiones el mensaje de unidad y unión de esfuerzos, mencionándolo en los tres idiomas, para después compartir cena en una mesa presidencial ovalada de 20 personas con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a su derecha.

Además de el Rey y Puigdemont, han asistido el ministro de Industria, José Manuel Soria; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; el conseller de Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva; el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls; las alcaldesas de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat, Ada Colau y Núria Marín; la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna; el director general de GSMA --asociación mundial de la industria móvil impulsora del MWC- Mats Granryd; el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman; el presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet; el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, y el director general del Liceu, Roger Guasch.

También han acudido el director general de la Barcelona Mobile World Capital, Aleix Valls; el presidente de Turismo de Barcelona, Joan Gaspart; el presidente de Abertis y del Carec --consejo económico asesor del Govern--, Salvador Alemany; el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, y el de Pimec, Josep González; el presidente de Telefónica, César Alierta; el consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao; el vicepresidente de CaixaBank, Antonio Massanell, y el presi de Banco Sabadell, Josep Oliu, entre otros.
APUESTA POR LA TECNOLOGÍA
El Rey ha afirmado que España es un país que apuesta fuertemente por las nuevas tecnologías como mecanismo para mejorar su competitividad, con grandes empresas referentes internacionales y muchas empresas más pequeñas pero muy especializadas, y ha añadido que es un país "abierto a la inversión".

Ha sostenido que el MWC es el ejemplo de cómo "el compromiso de las diferentes administraciones impulsa el progreso colectivo y, para las grandes cosas, atiende mejor el interés general de todos los ciudadanos".

"Este es el camino para garantizar la prosperidad de todos: trabajar juntos teniendo siempre como objetivo el bien común", ha aseverado, y ha considerado que la revolución digital ofrece excelentes oportunidades para alcanzar mayores niveles de prosperidad y reducir las desigualdades.

El monarca también ha tenido unas palabras para defender el "rol central" que juegan los jóvenes por su conocimiento de la tecnología y por su potencial transformador, que ha calificado de vital para el futuro.

PUIGDEMONT PONE A CATALUÑA COMO EJEMPLO DE CREATIVIDAD
Por su parte, el presidente de la Generalitat  ha puesto a la economía de Cataluña como ejemplo de creatividad, talento, espíritu empresarial, innovación y atracción de empresas y que, a la vez, cuenta con un profundo convencimiento de la "responsabilidad social".
En su discurso, Puigdemont ha asegurado que el Govern participa de manera activa en el MWC como muestra "inequívoca" de la confianza que han depositado en este congreso y en su impacto en Cataluña, con la generación de riqueza, puestos de trabajo y nuevas oportunidades de negocio para las empresas catalanas, españolas e internacionales.

"Estar en contacto con la vanguardia de la tecnología móvil nos da la oportunidad de tejer nuevas redes, de iniciar nuevos negocios y nuevas ideas", ha destacado el presidente catalán, que también ha insistido en que la organización del MWC ha proporcionado una gran experiencia a Cataluña y Barcelona.

OPORTUNIDAD "ÚNICA"
Puigdemont ha señalado a los asistentes que Cataluña cuenta con lengua, leyes e instituciones propias, y que es un territorio que juega un papel muy importante en la atracción de compañías extranjeras a España y a Europa, y ha aseverado que el MWC ofrece una oportunidad "única" para las empresas internacionales del sector de la información y de la tecnología móvil.

"Barcelona se está convirtiendo en una 'smart city', y queremos convertirnos en un 'hub' tecnológico regional, lo que sería un especie de Silicon Valley en el sur de Europa", ha dicho Puigdemont, que también ha destacado que debe recordarse que el destinatario final de la tecnología son las personas.

APLAUSOS Y SILBIDOS A LA ENTRADA
A la cena han asistido el ministro de Industria, José Manuel Soria; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; el conseller de Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva; el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls; las alcaldesas de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat, Ada Colau y Núria Marín; la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna; el director general de GSMA --asociación mundial de la industria móvil impulsora del MWC--, Mats Granryd. La llegada del Rey Felipe VI al Liceu ha sido recibida con aplausos y silbidos por parte medio centenar de personas que se han concentrado a las puertas del teatro.