Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes se plantea reformar la universidad pública porque "no es sostenible"

cifuentescuatro.com

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quiere hacer un replanteamiento global de la situación de la universidad pública en Madrid, porque considera que en estos momentos no es "sostenible".  La Delegada del Gobierno madrileño ha hablado de "dar un impulso a las universidades públicas y recuperar "la excelencia académica" con "fórmulas de financiación externa" .

En una entrevista con Europa Press, Cristina Cifuentes ha reconocido que cree en la universidad pública --ella es funcionaria de la Complutense-- pero "por diferentes circunstancias, se ha ido perdiendo calidad progresivamente".
A su juicio, en Madrid antes tenía razón de ser que hubiera tantas universidades. "Se abrieron nuevas universidades porque venían a estudiar a Madrid pero en estos momentos habría que hacer un replanteamiento",  considera.
Y es que cree que el hecho de que en Madrid haya un número "tan elevado de universidades públicas compitiendo muchas veces con un número cada vez más escaso de alumnos lleva a la situación de que hay algunas titulaciones que apenas tienen estudiantes y se están dando de forma simultánea".
Por eso, quiere reunirse con todos los rectores para "hacer un replanteamiento global" y "dar un impulso a las universidades públicas". "La prioridad en Madrid tiene que ser la pública", tiene claro Cifuentes, quien no obstante considera que "en estos momentos en Madrid no es sostenible".
De ahí que abogue por tomar decisiones que vayan "en la sostenibilidad y la educación de calidad" y recuperar "la excelencia académica que a veces se ha perdido.  Así, ha indicado que, a lo mejor, la solución pasa por estudiar la oferta real y la demanda, y eliminar titulaciones que estén repetidas.
"Me gustaría que estuvieran a la cabeza y no lo están y lo digo con dolor", ha dicho la candidata, que además de ser funcionaria de la Complutense, ha sido miembro del Consejo Social de la Universidad Carlos III de Madrid y del Consejo de Administración en los inicios de la Rey Juan Carlos.
En este punto, ha indicado que hay "un problema de financiación muy serio" y que "probablemente hay que replantear el modelo", porque "no se puede arreglar todo con dinero del Estado".
En su opinión, las universidades "tienen también que desarrollar fórmulas de financiación externa que les permita desarrollar sus proyectos y en momento de crisis económica".
Esto, según ha explicado, tiene que ser "compatible" con una política de becas que permita que "cualquier estudiante que tenga cualidades y que pueda estudiar no se retraiga por falta de dinero".
En cuanto al dinero de la propia universidad, Cifuentes entiende que la crisis "ha afectado a todos", pero en esta materia, "los rectores se tienen que implicar", ha añadido a continuación.
En su opinión, "no puede ser que haya que cumplir determinados requerimientos en cuanto a la ratio de profesores y alumnos, ajustarse el cinturón y que, sin embargo, haya habido universidades que saltándose esos criterios han contratado de manera unilateral Personal de Administración y Servicios (PAS) o determinados contratos directos".
AYUDAS PARA ESTUDIAR
Sobre las tasas universitarias, Cifuentes ha explicado que la Comunidad marca una horquilla de precios y son las propias universidades "las que han decidido subirlas". "Hay que plantear, sobre todo, el problema que muchas familias van a tener cuando tengan que pagar con el cambio de las enseñanzas --en relación al popular '3+2'.
Según Cifuentes, ahí "habrá que hacer algún planteamiento para que las universidades puedan bajar los precios" o bien la Comunidad de Madrid "pueda financiar de alguna manera esos estudios", porque hay que intentar que esa carga no"afecte a las familias".
"Habrá que establecer algún tipo de líneas específicas para que las familias puedan abordar esos gastos extraordinarias, mediante becas o ya se verá", ha dicho.
En otro orden de cosas, también se ha referido a las Brigadas Especiales de la Comunidad de Madrid (BESCAM) dedicadas a la seguridad ciudadana.
"Es un tema que hay que plantear", ha dicho Cifuentes, recordando que éstas surgen "en un momento en que las administraciones tenían dinero para gastar prácticamente de manera ilimitada".
"Ahora la situación es muy diferente", ha manifestado, al tiempo que ha explicado que cuando el convenio inicial deje de tener vigor, habrá que hablar con los ayuntamientos, uno por uno, para llegar a acuerdos con ellos "de manera individual" porque son éstos, en su opinión, "los que tienen que asumir al personal de las BESCAM".
Así, ha defendido que la Comunidad "no tiene competencia en materia de seguridad" y a pesar de ello ha estado financiando "personal y medios materiales para que los ayuntamientos pudieran incrementar sus plantillas de Policía local", pero eso "tiene un fin".
Por tanto, "el planteamiento que se debe hacer ahora", ha dicho, es si eso lo van a asumir íntegramente los ayuntamientos, si la Comunidad lo va a seguir subvencionando o si la Policía Nacional o la Guardia Civil en cada uno de los territorios "va a asumir los recursos que la Comunidad estaba destinando".
Pero ha insistido en que el planteamiento quiere hacerlo de acuerdo con los ayuntamientos. "No quiero que sea unilateral", ha señalado Cifuentes, quien ha especificado que en algunos casos "no es posible" que el consistorio lo asuma porque son municipios "muy pequeños que ni siquiera tenían Policía local y solo tienen BESCAM".
NO LE MOLESTAN LAS MANIFESTACIONES EN SOL
Sobre si es partidaria de limitar el número de manifestaciones o acotar los lugares donde llevarlas a cabo, Cifuentes, que en etapa como delegada de Gobierno en Madrid ha tenido que hacer frente a las protestas, ha señalado que cree en el derecho de manifestación, "constitucionalmente protegido", pero "hay que intentar compatibilizarlo "con que en una ciudad como Madrid los ciudadanos puedan desarrollar sus tareas normales".
A su parecer, en Madrid se ha conseguido esto. De hecho, ha concretado que desde que es delegada ha habido 11.300 manifestaciones, que "son muchas" pero que en el último año han descendido más de un 30 por ciento y la inmensa mayoría, un 80 por ciento, son de menos de 200 personas, mientras que casi el 50 por ciento acogen a menos de 50.
Según Cifuentes, es responsabilidad de quien ocupe la delegación de Gobierno "usar los instrumentos legales que tienen" pero recuerda que son los manifestantes "los que deciden si se lleva en un lugar u otro".
"Modularía las críticas desde el conocimiento que sé que la s manifestaciones no se pueden prohibir a voluntad de quien quiera, no están sometidas a autorizaciñon previa", ha apuntado.
Preguntada por si le molestaría que las manifestaciones se celebraran en Sol, donde está el Gobierno regional, ha dicho que no.
"No me molestarían las protestas en Sol porque creo en el derecho que tienen los ciudadanos a manifestarse", ha señalado, al tiempo que ha añadido que en la Delegación ha habido "muchas" siempre en la puerta y que no le han importado "siempre que se haga de manera pacifica y comunicada previamente".