Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP decide este sábado si aprueba los Presupuestos del Govern

Puigdemont avisó de que convocará elecciones si no dispone de nuevas cuentas
El Consejo Político y el Grupo de Acción Parlamentaria (GAP) de la CUP votarán este sábado si aprueban los Presupuestos de la Generalitat para 2017, cuyo debate final está previsto para el pleno del Parlament del 8 y 9 de febrero.
El encuentro tendrá lugar en el Casal Popular de Vilafranca del Penedès (Barcelona) por la mañana y está previsto que hagan público el resultado a las 13 horas en una rueda de prensa.
Su eventual apoyo a las cuentas ha ganado trascendencia puesto que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha avisado que si hay luz verde a los Presupuestos la legislatura seguirá y convocará el referéndum en septiembre; y, si no los hay, convocará elecciones y el referéndum caerá del calendario.
Los anticapitalistas han considerado este planteamiento como un "chantaje" y consideran que, sin Presupuestos, el Govern puede seguir gobernando con las cuentas prorrogadas y convocar el referéndum, aunque el presidente Puigdemont descarta este escenario.
Durante la negociación de los Presupuestos los 'cupaires' han insistido al Govern en que no se trata sólo de convocar un referéndum, sino de ganarlo, y para ello han puesto sobre la mesa demandas que consideran mayoritarias en la ciudadanía.
Estas demandas, según la CUP, servirían para convencer a los catalanes de que el proyecto futuro para Catalunya no solo se basa en la creación de una república catalana, sino que sea socialmente más justa.
13 ASAMBLEA TERRITORIALES
Desde el martes, las 13 asambleas territoriales de la CUP se han reunido para discutir si dan respaldo a las cuentas catalanas, que el Govern ha modificado para satisfacer a los 'cupaires' incorporando las demandas de los sindicatos de educación, entre otros puntos.
El Govern se ha afanado en los últimos días para alcanzar un preacuerdo con los sindicatos de enseñanza catalanes que tienen convocada una huelga para el mismo día del debate final de los Presupuestos, movilización que choca con una de las exigencias de las CUP, que supedita el apoyo a las cuentas a la satisfacción de los representantes sindicales de los docentes.
La clave para desencallar esa situación fue incluir en el proyecto de finanzas públicas de 5.500 nuevas plazas para docentes --797 sustitutos-- y la reducción de una hora lectiva para el curso que viene.
Otra de las reivindicaciones 'cupaires' que sí incluye el proyecto modificado a base de negociaciones es la inclusión de una partida para la Renta Garantizada de Ciudadanía: 45 millones de euros adicionales a los 208 millones de la Renta Mínima de Inserción; y también un impuesto medioambiental a las emisiones de CO2 de los coches.
PROPUESTAS RECHAZADAS
Sin embargo, el Ejecutivo catalán ha rechazado otras peticiones, como la modificación del modelo fiscal, en el que se ha mostrado inflexible a hacerlos más progresivos y redistributivos.
La CUP había pedido una subida a las rentas altas del IRPF, y una modificación en el Impuesto de Patrimonio o en el de Sucesiones y Donaciones, reclamación que el Govern ha rechazado, ya que el criterio de los consellers del PDeCAT se ha impuesto al de ERC.
EL CONSEJO POLÍTICO
El Consejo Político y el GAP representan al conjunto de militantes y asociaciones integradas en la CUP --más de 2.500 personas-- y en su conjunto equivalen a 65 votos, que son los que dirimirán si se apoyan los Presupuestos o no.
Al encuentro también asistirán los 15 miembros del Secretariat Nacional y los 10 diputados que tienen en el Parlament, aunque ninguno de ellos tiene voto en el consejo.
El diputado de la CUP Albert Botran aseguró el martes que "la decisión del sábado es firme" y se mantendrá aunque se amplíe el plazo para negociar: si la CUP vota 'no', no habrá margen para renegociarlo.