Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP avisa a los 'comuns' de que entender el 1-O como una movilización es de "traidores"

Cree que también lo son los miembros de JxSí que quieran usarlo para negociar un nuevo marco
La diputada de la CUP Eulàlia Reguant ha advertido este jueves a los 'comuns' de que "yerran y traicionan" los que dicen que el referéndum que el Govern prevé celebrar el 1 de octubre es una movilización y no una consulta vinculante.
Lo ha dicho, implícitamente y sin citarlos, en el acto de inicio de la campaña 'Vivir quiere decir tomar partido' a favor del 'sí' a la independencia, que ha comenzado este jueves en la plaza Orfila del barrio barcelonés de Sant Andreu, junto a la portavoz del Secretariat Nacional, Núria Gibert.
Reguant también ha lanzado un mensaje implícito para los miembros de los partidos que dan apoyo al Govern --PDeCAT y ERC-- y que "piensan reinterpretarlo para negociar un nuevo marco de entendimiento: yerran y traicionan".
"A tres meses del 1 de octubre no queremos dilaciones y tampoco reinterpretaciones de los resultados" de dicha consulta, ha advertido Reguant que rechaza que el 1-O se utilice para pactar después con el Gobierno central nuevas condiciones para Catalunya
La diputada 'cupaire' ha replicado a los 'comuns, que reclaman garantías y efectividad al referéndum para respaldarlo como tal, que cuando la CUP habla de garantías se refieren a "garantías de voto, de participación imparcial y campaña del 'sí' y del 'no'".
Ha celebrado que el presidente del Govern, Carles Puigdemont, haya decidido anunciar la fecha y la pregunta del referéndum, una exigencia que la CUP ha hecho durante meses, aunque siempre ha matizado que no lo hace como partido, sino porque defiende que fijar el referéndum es necesario para mostrar el compromiso del Ejecutivo catalán y para llamar a la participación.
También celebra el anuncio de la Generalitat sobre que el 4 de julio desgranará la forma en la que pretende celebrar esa consulta, "las herramientas: la ley de transitoriedad y la ley de referéndum".
Reguant ha dividido en dos leyes la ley de transitoriedad, algo que ha suscitado tensiones en los últimos días entre los partidos que impulsan el referéndum, ya que hay propuestas dentro de JxSí que apuntan a aprobar una sola ley antes de la consulta que aúne la norma sobre la que se asentará la convocatoria de la consulta y la que define la forma de 'desconexión' con el Estado tras el referéndum.
Reguant apuesta por explicar antes de que los catalanes voten todos los pasos y, sobre todo, "tener claro qué se aprueba y cuándo".
ASUMIR LA DESOBEDIENCIA
La diputada ha avisado a los partidos que impulsan el referéndum de que no se pueden confundir en debates legalistas porque la realidad "es una: la única forma de tirar adelante, será con una ley intervenida enmendada e impugnada".
"Habrá querellas, reacciones de un Estado demofóbico, pero como siempre responderemos como la izquierda independentista ha sabido hacer siempre, defendido el derecho a la autodeterminación", ha clamado.
En ese sentido, ha explicado que la desobediencia es "necesaria" para conquistar derechos, ha recordado que siempre la han ejercido cuando lo han considerado necesario y se ha emplazado a volverlo a hacer para llegar, dice, hasta el final.
Gibert también se ha referido sin citarlos a los 'comuns', que defienden trabajar para conseguir un Estado plurinacional y mayorías en las Cortes que permitan celebrar un referéndum efectivo en Catalunya: "El pacto del 78 no se cerrará en los atriles ni en la butacas del Congreso, compañeros. Se rompe en las plazas. Quien se quiera sumar es bienvenido. Quien no, será parte del problema".
GABRIEL A MADRID
Al acto han asistido diputados de la CUP como Anna Gabriel, Mireia Boya y Carles Riera, que han sido arropados por más de 200 personas, y ha habido actuaciones musicales y pirotecnia a cargo de 'diables'.
Tras el acto, fuentes de la CUP han informado a Europa Press de que Gabriel viajará a Madrid para dar apoyo a los dos jóvenes de la organización juvenil de la izquierda independentista Arran de Mallorca que han sido detenidos y trasladados a la capital por negarse a declarar por la quema de fotos del rey.