Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP exige al Govern actuar de forma colegiada y "sin fisuras ni dobles estrategias"

Piden censo electoral, tarjetas de votación y que los agentes electorales sean empleados públicos
La CUP ha exigido este lunes al Govern que actúe de forma colegiada, "sin fisuras ni dobles estrategias", poniendo por delante el compromiso adquirido para celebrar un referéndum el 1 de octubre y relegar posibles intereses personales vinculados con carreras políticas.
Los diez diputados anticapitalistas firman un artículo publicado en Nació Digital y recogido por Europa Press, bajo el título de 'Carta abierta de la CUP al Govern: ambición en las garantías para el 1-O y fuera partidismos', el día antes de que presenten con JxSí los detalles del referéndum y horas más tarde el Govern celebre un acto en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC).
En el artículo, los 'cupaires' defienden que el referéndum debe parecerse lo máximo posible a una convocatoria electoral ordinaria, por lo que piden que la Generalitat disponga de un censo como "acto de demostración de fuerza y voluntad democrática" teniendo en cuenta la oposición del Estado a cederlo.
También reclaman el envío lo más pronto posible de una tarjeta censal a los catalanes para dar "verosimilitud" a la convocatoria, así como que el Govern haga acciones claras y explícitas para aumentar las inscripciones en el registro de catalanes en el exterior.
Otro de los puntos en los que inciden es que debe haber urnas y papeletas impresas como las que hay en convocatorias habituales, y que los puntos de votación sean "los de siempre, cedidos por los ayuntamientos, en el marco de un proceso de adhesión política a este compromiso que debe ser público".
En relación a los miembros de las mesas, consideran que el sorteo entre la ciudadanía es una buena opción, y que deben designarse también suplentes y tener previsto un mecanismo en caso de que no comparezcan ninguno de los elegidos.
Sobre los agentes electorales en los colegios electorales y el centro de recuento, piden que sean personal público que actúen voluntariamente y que los ayuntamientos intenten que el personal público habitual sean también agentes electorales en esta convocatoria.
"Estamos convencidos de que hay en las administraciones catalanas miles de personas que quieren ser partícipes del referéndum y es solo la movilización masiva de estos efectivos lo que les protegerá a ellos y al resto de actores de cualquier ataque del Estado", apuntan.
COMISIÓN DE EXPERTOS INTERNACIONALES
Además, piden al Govern que constituya los próximos días la comisión de expertos internacionales que acordaron entre los independentistas, y destacan el "imprescindible" papel de los medios de comunicación para la difusión de todos los pasos que se lleven a cabo.
Tras defender la necesidad de plantear una ley de referéndum separada de la de transitoriedad jurídica, la CUP considera que la aprobación de la segunda "el día antes del referéndum" servirá para explicar las consecuencias del voto, la efectividad y la vinculación del 1-O, y para evitar escenarios de posibles aplazamientos o pactos autonomistas con el Estado.
Llaman también a acompañar todas las decisiones del apoyo de los catalanes: "Sólo el carácter masivo de muchas de las cosas que haremos puede desbordar los carriles antidemocráticos que nos dibujará el Estado".