Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CGPJ rechaza aplazar la toma de posesión de Lourdes García Ortiz como nueva presidenta de la Audiencia de Málaga

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en su sesión extraordinaria de este lunes, ha rechazado por unanimidad aplazar la toma de posesión de la magistrada Lourdes García Ortiz como nueva presidenta de la Audiencia de Málaga.
El aplazamiento había sido solicitado en una carta remitida por la Sección Territorial de la Asociación Profesional de la Magistratura en Andalucía al presidente del Tribunal Superior de Justicia de esa Comunidad Autónoma, que la trasladó al CGPJ por ser el órgano competente para adoptar la suspensión interesada.
El nombramiento de García Ortiz al frente de la Audiencia de Málaga fue anunciado el pasado 20 de diciembre al haberse impuesto por un voto de diferencia al magistrado Antonio Alcalá Navarro, hasta entonces presidente.
En el acuerdo, la Permanente del CGPJ señala que el Real Decreto por el que se nombra para el cargo a García Ortiz "es un acto ejecutivo, que se presume válido y que produce efectos desde la fecha de su publicación en el Boletín Oficial del Estado" el pasado viernes 20 de enero.
Así, señala que, según lo dispuesto en la Ley del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, "las normas y actos dictados por los órganos de las Administraciones Públicas en el ejercicio de su propia competencia deberán ser observados por el resto de los órganos administrativos".
Por ello, establece que la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía "debe respetar y acatar" el Real Decreto por el que se nombra presidenta de la Audiencia Provincial de Málaga a Lourdes García Ortiz, cuya toma de posesión "es un acto debido que se debe producir tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado del Real Decreto de su nombramiento, sin que exista margen de apreciación sobre su procedencia".