Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas reclama más transparencia contra la brecha salarial entre hombres y mujeres

Día Internacional de la Mujer TrabajadoraGtres

La Comisión Europea ha reclamado a los gobiernos europeos mayores acciones para combatir la brecha salarial que separa a hombres y mujeres en la Unión Europea y a las empresas más transparencia en esta cuestión, con recomendaciones concretas como realizar auditorías salariales en grandes empresas o incluir la igualdad salarial en las negociaciones colectivas.

Bruselas se queja del "estancamiento" en la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres en la Unión Europea, una cifra que en 2012 fue del 16,4 % (17% un año antes) a escala europea y del 17,8 % en España.
"La igualdad de remuneración no es aún una realidad para las mujeres en Europa, por ello pedimos una mayor transparencia en las remuneraciones. Si las empresas realmente respetan el principio de igualdad salarial por un mismo trabajo, no deberían tener nada que ocultar", ha dicho la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario y responsable de Justicia, Viviane Reding.
Así las cosas, Bruselas ha publicado una serie de recomendaciones para que los Estados miembros apliquen "al menos una de ellas" en función de su situación nacional, entre las que destaca la realización de auditorías salariales en grandes empresas y su puesta a disposición de los representantes de los trabajadores y los interlocutores sociales, si así lo solicitan.
Otra de las ideas es incluir las cuestiones relacionadas con la igualdad salarial y auditorías salariales en las negociaciones colectivas.
Además, la Comisión defiende el derecho de los trabajadores a solicitar información desglosada por sexos sobre los niveles salariales, incluidas las variables como los pagos en especie y las primas, y que haya una comunicación regular de información sobre la remuneración media por categoría de trabajador o puesto, también desglosado por sexos.
Los Estados miembros tienen hasta el 31 de diciembre de 2015 para informar al Ejecutivo comunitario sobre las medidas que hayan elegido poner en marcha para cumplir con estas recomendaciones. Será en función de una evaluación de estos resultados que Bruselas planteará o no la necesidad de adoptar nuevas medidas.