Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Borrell recuerda que en las primarias de 1998 ganó con todo el aparato en contra y logrando el 90% en varias provincias

El exministro socialista Josep Borrell, avalista de la candidatura de Pedro Sánchez a la Secetaría General del PSOE, ha recordado este lunes que en la primarias de 1998 para elegir candidato a la Moncloa, él se impuso al entonces secretario general, Joaquín Almunia, y que, con todo el aparato del partido en contra, en varias provincias logró el 90% de los votos.
Borrell ha hecho este recordatorio en la rueda de prensa que ha ofrecido en la librería Blanquerna de Madrid para presentar su libro 'Los idus de octubre', en el que hace un análisis de la crisis de la socialdemocracia europea con mención especial al caso del PSOE y al proceso que llevó a la derrota de Pedro Sánchez en el Comité Federal del 2 de octubre de 2016.
LOS DERROTADOS NO SE SINTIERON DESAUTORIZADOS
El también expresidente del Parlamento Europeo no ha querido ahondar en los paralelismos que pueda haber entre su candidatura de 1998 y la de Sánchez, ambas con el aparato enfrente, y, por contra, ha destacado que él nunca fue secretario del partido y que en aquel momento hubo una bicefalia que no se da ahora.
Pero más allá de esa diferencia, sí ha hecho una recomendación a los barones del partido, a los que ha reclamado que no intenten influir en el voto de los militantes. En este sentido, ha recordado que cuando él ganó con un apoyo del 90% en varias provincias, ningún líder territorial se sintió desautorizado y todos siguieron en sus puestos, pese a que habían respaldado a Almunia, cuando desde su punto de vista, alguno debería haberse sentido deslegitimado.
A su juicio, si ahora no se implican en favor de ningún candidato podrían evitarse ese trago en el caso de que gane el candidato por el que no apostaban. Además, Borrell ha avisado de que una cosa son los avales, "que son públicos" y otra el voto que "es secreto".
(SEGUIRÁ AMPLIACIÓN)