Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El servicio de bicis de Madrid quiere que el Ayuntamiento le rescate

A ver si les suena esta táctica porque no es nueva: una empresa gana un concurso con una oferta a la baja y al poco tiempo denuncia que las cuentas no salen y pide más dinero. Más dinero, pero mucho más, es lo que reclama la concesionaria de las bicis del Ayuntamiento de Madrid, aunque ellos alegan que es el vandalismo el que ha descuadrado las cuentas. Ana Botella fue la primera que se subió en la bicicleta. Casi dos años después el servicio BiciMadrid está al borde de la quiebra. La concesionaria dice que pierde 300.000 euros al mes. Los robos y  los daños en las bicis se han convertido en el principal problema del servicio. A día de hoy de las 1.900 bicicletas que se pusieron a funcionar más de la mitad están rotas. Sólo en un mes hubo 1.625 actos de vandalismo. Algunas de las bicis sustraídas han aparecido a la venta días después en Rumanía por 500 euros. El ayuntamiento de Manuela Carmena asegura que el servicio lo heredó de la etapa del PP. Su intención es seguir con la concesionaria pero si no es posible, el consistorio asumirá la gestión directa del servicio de bicis.