Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bescansa quiere juntar a todas las familias de Podemos el día 28 para sellar un acuerdo sobre el modelo organizativo

La responsable de la Secretaría de Análisis Político y Social de Podemos, Carolina Bescansa, quiere reunir el próximo día 28 de enero a representantes de las distintas familias de Podemos para buscar un acuerdo sobre el modelo organizativo y las normas que deben regir el funcionamiento del partido tras la Segunda Asamblea Ciudadana, bautizada como Vistalegre II.
Así lo ha explicado en declaraciones en el Congreso la dirigente del partido morado, impulsora, junto con el responsable de Economía del partido Nacho Álvarez, de 'Pensando Vistalegre', una iniciativa con la que pretenden abrir el debate interno superando la dicotomía 'Pablo Iglesias vs Íñigo Errejón' que, a su juicio, no beneficia a la organización.
Bescansa se ha mostrado "optimista" sobre las posibilidades de que ese acuerdo sobre el modelo organización sea una realidad antes de la asamblea. "Desde Pensando Vistalegre nos vamos a dejar la piel para que más o menos, ojalá sea más que menos, haya una normas básicas consensuadas por todos los equipos, los grandes y los pequeños, que definan con claridad qué va a pasar después de Vistalegre y nos permitan que la organización sea más estable", ha subrayado.
MÁS DESPACIO, PERO MÁS LEJOS
Desde su punto de vista, es imprescindible definir las competencias que tendrá cada órgano del partido y clarificar unas "reglas mínimas comunes" que todos los sectores estén dispuestos a aceptar, tanto si son mayoría como si quedan en minoría en el cónclave de febrero, y que les permitan "convivir" después de Vistalegre.
En opinión de Bescansa, Podemos ha sido una organización "con unas reglas poco claras" lo que les ha facilitado moverse "muy deprisa" en sus primeros años de vida. "Somos una organización con cinco millones de personas que aspiran a convertirse en una organización con diez millones dentro de tres años y por eso necesitamos unas normas más claras que a lo mejor no nos permiten movernos más deprisa pero que nos permiten llegar mucho más lejos", ha resumido.