Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bartomeu: "Estamos pagando una factura política y deportiva"

Josep María BartomeuGTres

Josep María Bartomeu considera que su imputación por el caso Neymar es la una “factura política y deportiva”. “Hay ciertos poderes del Estado a los que no les gustó que un club catalán y catalanista participara en ciertos actos y que Neymar viniera al Barça”, afirma. El presidente del Barça ha sido imputado por la Audiencia Nacional por un delito contra la Hacienda Pública que se habría cometido en el fichaje del delantero brasileño.

En una entrevista en el programa '8 al día', Bartomeu ha denunciado que su imputación es “un ataque al Barça” y considera que están pagando “una factura política y deportiva”.
"Hace daño pensar que el proceso y mi imputación vaya con tanta rapidez", afirma, "hay ciertos poderes del Estado que no les gustó que un club catalán y catalanista participara en ciertos actos y que Neymar viniera al Barça”.
El presidente culé, además, no duda en insinuar que existe una ‘mano negra’ detrás de su imputación. "Algunos clubes querían a Neymar pagando incluso más dinero, no lo consiguieron. Y esto no ha gustado. Alguien ha traspasado una línea roja. No voy a decir que el Madrid está detrás de esto, pero el padre de Neymar dijo que tuvo dos ofertas: Barça y Madrid. El Madrid quiso fichar al jugador a precio superior al que pagamos nosotros", afirma.
"El precio del fichaje de Neymar sigue siendo el que dijimos, 57 millones. Lo volveríamos a hacer igual. Logramos traer a una estrella mundial a un precio bajo. Lo haríamos igual porque lo hicimos bien", explica.
El presidente ha defendido su inocencia y la de su equipo, "no aceptaré nunca ningún pacto. Ni el Barça, ni los directivos, ni Sandro Rosell, ni yo mismo somos culpables de nada".